09 octubre 2011

Cambiar actitudes inconscientes, para cambiar nuestras relaciones y circunstancias.

happy

La mente en estado subconsciente es la que se encarga de dar forma al mundo que percibimos, lo cual hace que el mundo sea una concepción de nuestra mente, más que una propia realidad. Es inevitable que las cosas que percibimos del mundo sean filtradas y acomodadas por nuestros intereses particulares, nuestros miedos, nuestros vacíos, etc., y también es en base a estas interpretaciones como nos expresamos. A la larga, en muy pocas veces vemos las cosas como son, si no que las vemos como creemos que son, o como otro nos convencen que son.

Digo todo esto, porque siendo las cosas así, debemos entonces asumir una actitud mental, que mejor nos favorezca.

Actitud vs positivismo vs autoengaño.

La actitud es muy diferente a la corriente del positivismo. El positivismo es convencerte a ti mismo de que las cosas están bien, a pesar de que en el fondo sabes que están mal; pero no quieres aceptarlo. Es como un autoengaño. Sabes que no te alcanza el dinero, y aun así te haces creer a ti mismo que tienes de sobra. Sabes que te abandonaron, que te hace falta la otra persona, y aun así te haces creer que estas de maravilla. Esto es autoengaño, te estas convenciendo de algo que no es verdad, por lo tanto no estas enfrentando la situación, no estas aprendiendo ni mejorando.

La actitud es algo diferente, porque eres consciente de que algo puede estar mal, lo aceptas como tal, pero decides esforzarte porque salgan bien. En un negocio, tu eres consciente de que te pueden engañar, de que el negocio no se cierre, de que el material salga malo, etc., pero aun así dedicas tu esfuerzo para las cosas salgan bien. Si ves que el peligro es real, entonces sencillamente no lo haces. A eso me refiero con mantener una buena actitud. Si eres positivo en extremo, entonces te convences a ti mismo de que el negocio está saliendo bien, aunque claramente te engañan, y si eres negativo, desde el principio no dejaste fluir el negocio, y finalmente se malogro.

Otro ejemplo para entender la diferencia, es cuando estás enamorado y te abandonan; entonces una buena actitud es decirte a ti mismo que lo vas a superar, el positivismo descontrolado diría que eso no te afecto en nada que antes estas mejor, y el negativismo se dedica a la bebida.

Pesimismo, negativismo, fatalismo y otras malas yerbas.

En toda situación siempre estamos expuestos a peligros, a engaños, a decepciones. Pero asumir la vida con todo tipo de predisposiciones negativas, lo que hace es desestabilizar nuestro estado de ánimo, y predisponer nuestro entorno para que las cosas salgan mal.

Acerca del futuro inmediato, acerca de lo que están pensando las otras personas, es algo que no sabes con certeza, porque incluso ni tú mismo a veces sabes con certeza lo que quieres o porque te sientes de cierto modo. Así que afirmar con certeza que las cosas son de un modo, cuando solo depende de tu interpretación; es algo muy arriesgado.

Si bien ver el lado negativo de las cosas es importante, ya que estas funciones por algo existen, mejor que lo hagan otros (y hay uno que los hacen muy bien), ya que esto conlleva a comprometer nuestra salud mental y a larga la del cuerpo. El negativismo aporta al equilibrio de las cosas, pero asumir esa actitud consume mucha energía. Además tu estas tratando de construir una vida, y la construcción no nace de actitudes destructivas como el pesimismo.

Pasos para asumir una buena actitud.

1. Conectarse al lado positivo de la vida conscientemente. 

En la vida todo es una dualidad, pero uno elige conque quiere ponerse en contacto. Usted lee este blog, porque así lo ha decidido; pero usted también habría podido decidir, leer noticias de tragedias, o llamar para discutir con alguien. El conectarse con el lado positivo de la vida, refiere a buscar las mejores situaciones, a tener la mejor actitud.

Cuando le queremos encontrar el lado negativo a algo se lo encontramos. ¿Recuerda la última película que vio, y que le haya gustado bastante? Usted solo recuerda las cosas buenas; pero si se pone con la actitud de examinar cuantos errores tiene, de seguro va a encontrar muchos. Así es la vida, si andas con actitud de que todo está mal, pues eso encontraras a cada paso. Si andas con actitud de buscar las cosas buenas, entonces con esas cosas buen fácilmente entraras en contacto, y así serás.

Si vas a una entrevista de trabajo convencido de que no lo vas a lograr, tu disposición será mucho menor de que si fueras con actitud de alguien que la va a conseguir. Con la actitud de alguien que lo va a conseguir, te sentirás lleno de confianza y eso es lo que transmitirás, mientras que en el otro caso solo transmites inseguridad, y ya desde ahí, vas perdiendo.

2. Educa tu cuerpo, educa tu mente, educa tu entorno. 

Todo a la larga es una mala costumbre, el cuerpo está acostumbrado a estar recostado, tu cara se acostumbró a hacer mal gesto, tu actitud siempre es la de un perdedor, la de alguien triste. Estas tan acostumbrado, que lo ves normal, y hacer las cosas de otro modo, lo ves anormal, lo ves difícil.

Lo que debes obligarte es a tener una buena actitud. Si tienes que hacer algo, oblígate a ese cuerpo perezoso acostumbrado a estar arrecostado, a levantarse con ánimo y a hacer las cosas de la mejor forma. Con el tiempo, ya no harás las cosas de la mala gana, si no con mucho entusiasmo. Si estás acostumbrado en un grupo de amigos, a hablar mal de los demás, y hay alguien con quien te llevas muy mal, entonces disimuladamente cambia la situación, habla de planes para una salida en grupo, construye una mejor relación, y mejora tu vida. A la larga todo es una costumbre y tú debes cambiar las cosas para mejorar.

3. En lo pequeño esta lo grande.

En las pequeñas cosas se ve lo grande. Quien es capaz de ahorras $50 es capaz de ahorrar $1.000.000 cuando tenga la oportunidad. Si no eres capaz de ahorrar $50 entonces tampoco lo harás con un $1.000.000. Has de las pequeñas cosas que tienes, y de tu pequeña vida un ejemplo, y entonces empezaras a ser grande. No esperes a que todo se dé para empezar a actuar como alguien mejor; actúa desde ya.

No esperes a ser feliz, para actuar como alguien feliz, porque quizás ese día nunca llegue. Deja de actuar como un desgraciado, como un perdedor, como un inútil, y actúa como alguien que tiene mucha capacidad, aunque solo tengas una sola, actúa como ganador aunque no hayas ganado nada, actúa como alguien que eres capaz, aunque nada te haya salido bien. No es autoengaño, es actitud. Porque a pesar de que sabes que no has logrado nada, no dejas que eso te limite, no dejas que eso te afecte mentalmente, no dejas que te predisponga. Si la situación demuestra que has sido derrotado, al menos que tu mente, tu cuerpo y las cosas que te rodean y que puedes controlar, no lo demuestren, y eso de por sí, ya es una ventaja.

Si bien es importante expresar nuestra fragilidad en ciertas situaciones, no es esta la actitud que siempre debemos asumir. Todo fracaso necesita su duelo, pero este duelo, no tiene por qué afectar toda tu vida, todo tu cuerpo, ni definirte una actitud.

4.  Imita lo que quieres ser.  

La imitación es una de las grandes cualidades de la evolución, cuando vemos algo bueno, lo asumimos y todos mejoramos, y al menos en actitud debemos imitar algo. Porque la actitud es una postura mental de la que deriva nuestros demás actos.

Quieres ser un triunfador, entonces imita sus actitudes de confianza en sí mismo. Obviamente no por las mismas razones, ya que el tendrá confianza por todo lo que ha lograda, en cambio tu confianza nacerá de una actitud. Aprende a actuar como alguien que se merece cosas buenas. Si te invitan a un fiesta, entonces en lo posible busca sentarte en una buena posición donde van los invitados de honor, y no en el suelo junto a los perros, porque los demás te acostumbraran a tratar como tú los acostumbres. Obviamente estas cosas se hacen con inteligencia, con talento, de tal modo que todo salga bien, y nada parezca extraño, y nada se vuelva en nuestra contra.

5. Aléjate de atmosferas pesadas y busca atmosferas en las que quieres estar.

Si alguien te hace sentir mal, entonces para qué vas a donde esa persona, simplemente recházala, para que así la mala actitud no entre a tu mente. Las personas que tienen enferma el alma lo manifiestan en forma de ira, de pesimismo agravado, de prevenciones, y todo eso debilita, no deja fluir las cosas.

Recuerda que debemos conectarnos con el lado positivo de la vida, si lo que queremos es que las cosas nos salgan bien. Por supuesto para cambiar de atmosfera debemos cambiar de actitud, debemos aprender a imitar las cosas positivas.

Al igual que nosotros no nos gustan de personas busca pleitos, negativas, cansonas, etc. A los demás tampoco, y quizás sin darnos cuenta, nosotros tengamos esas actitudes, y por eso es que muchas veces no podemos conectarnos con los aspectos de la vida en los que queremos estar.

TIPOS DE ACTITUDES QUE DEBERÍAMOS ASUMIR.

A pesar de que a lo largo de la vida podemos encontrarnos con muchas dificultades, carencias, debemos aprender a mantener una actitud de triunfo y abundancia, para que a pesar de ser consciente de las situaciones adversas, nuestra predisposición nos dirija hacia el logro de mejores cosas.

1.  Afligido; pero no derrotado. 

Deja esa actitud de perdedor, tienes que actuar como si aún tuvieras muchas vidas.  Si algo te ha salido mal, entonces no armes el caos en tu mente, no vayas a tu casa a desorganizar todo, no te descargues con lo demás, que tu cuerpo no asuma una posición de derrota. Es decir que el impacto de un golpe de las circunstancias, no tenga el poder de desbaratar toda tu vida.

Si tu novia te abandono por otro, que esta situación no tenga el poder de dejarte sin trabajo, sin amigos, sin salud. Que dichos impactos de la vida no te dejen profundas huellas. Para lograr esto, tienes que cambiar de actitud, y si tu novia te dejo, entonces aunque perdiste algo, aun conservas la dignidad, la salud, y el apoyo de todos tus amigos. No dejes que un mal rato arruine tu vida. Asume una actitud de que puedes superarlo, de que tienes la capacidad de conseguir algo mejor, y ya en ese aspecto, iniciaras con una ventaja.

2.  Confías en que puedes y podrás.

Esa actitud de que no eres capaz, de no intentar, de pensar que vas a fracasar, es lo que hace que no fluyan las ideas, ni las cosas.  La confianza es algo que infundes a los demás y poco a poco se te darán los medios.  A quien no tiene una actitud llena de confianza, nadie le confiara nada.

Vencerás, a pesar de que tú fuerzas aparentemente no pueden. Si tienes que realizar algo y no tienes todos los recursos para que salgan de la mejor manera, entonces no pierdas tu tiempo en maldecir, en quejarte, y mejor date prisa en hacer las cosas, ten la actitud de que vas a encontrar la mejor solución, ten confianza de que va a salir las cosas bien, y es a partir de ahí que las cosas empiezan a fluir. Que tú mismo no seas la causa de tu derrota, porque si internamente estas derrotado, entonces externamente no tardaras en reflejar tu estado.

3. Tu eres fuerte, eres prospero, eres saludable.

El contemplar la debilidad, la pobreza y la enfermedad nos hace débiles y enfermos. El cuerpo y la actitud mental son como un niño chiquito, que si lo acostumbras a ser mimado, entonces todo le es muy duro. Si el obstáculo es muy grande, entonces tu actitud no es la de perdedor, si no la de alguien que lo va a lograr, y ya desde ahí habrás conseguido la primera parte de la victoria. Si tu cuerpo sufrió una enfermedad, convéncete a ti mismo, de que te tienes que recuperar, de que tienes que vencer ese estado, de que tiene que haber algo que lo solucione, y no te pongan en la actitud, de que estas muy grave, de que no hay nada que se puede hacer, que no seas tú mismo el que te enfermes, si no que tú seas el inicio de la cura. Si tienes una fuerte actitud, un vicio, una circunstancia que te pone en problemas, no actúes como si esto ya te hubiera vencido, actúa como si fuera a llegar el momento en que lo vas a lograr, actúa en ese mismo instante como alguien que es capaz de dominar la situación, el vicio y la aflicción.

CONCLUSIÓN

Es entonces la actitud, algo que está más allá del autoengaño, porque sigues conservando la conciencia y la realidad de las circunstancias; pero no dejas que la dificultad consuma tu mente, tu cuerpo, ni las cosas que aun controlas. Utilizas tu actitud como el enfoque de todas tus fuerza para a vencer la adversidad, la enfermedad, el vicio, y las circunstancias. A partir de una buena actitud, surgen buenas ideas, surgen más fuerzas. Cuando te acostumbras a actuar de ese modo, la adversidad no tendrá tanto impacto, y tendrás más tendencias a triunfar.

Foto vía:  eflon

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada