23 octubre 2010

5 claves que ayudan a identificar la causa de tus errores.


lupa

Nuestras decisiones y nuestros actos afectan nuestra vida y son en gran parte responsables de las cosas que nos suceden.  Además del esfuerzo que exige el corregirnos, la mayor dificultad está en descubrir que estamos haciendo mal y porque.

3 causas de nuestros errores.

1. ¿Porque es tan difícil aceptar nuestras errores?

Porque no nos gusta vernos frágiles, equivocados, ya que eso afecta nuestra autoestima y la confianza en sí mismo.  La medida de la confianza en nosotros, es en la medida que las cosas nos salen bien y son hechas como nosotros decimos. La autoestima en el ser humano lo es todo y para mantenerla entonces de manera inconsciente ocultamos nuestras fragilidades.

Por otra parte nos duele muchísimo que alguien nos diga nuestros errores, eso nos pasa a todos y esto es debido a que nos hace sentir débiles, frágiles y que además los demás lo saben, y eso es un golpe duro a la autoestima, al prestigio, a la confianza de los demás, a la admiración.  Por esa razón es que no solemos aceptar lo que otros nos dicen.  Otro punto a anotar es que la mayoría de las personas por ese sentido humano de no lastimar a alguien, no dicen la realidad acerca de nuestro comportamiento.

2. Los Patrones inconscientes de nuestros errores.

No vamos hacer tan duros en decir que toda la culpa es nuestra.  Todo lo que hacemos no es más que el resultado de las cosas que aprendimos. Nadie puede tomar decisiones a partir de cosas que no sabe. Si esas cosas que sabe están erradas indudablemente los resultados serán en la misma medida.

También debemos atribuir nuestras decisiones a conclusiones que sacamos en el pasado.  Por ejemplo; si en nuestro primer amor nos fueron infieles; la conclusión que sacamos es que todos los hombres o mujeres son infieles. Esa conclusión errada nos acompañará de ahora en adelante, y nuestro subconsciente acomodará las cosas que vemos y hacemos; para tratar de demostrar que las cosas son como pensamos.

3. Los problemas de interpretación de la realidad. 

Obviamente nadie se sienta a pensar; ¿será que mis formas de pensar están erradas?. Solemos creer que lo que pensamos es cierto en cada cosa que pensamos.  Hablamos de cada cosa que vemos como si lo que dijéramos fuera realmente cierto, sin haber hecho antes una investigación profunda que sustente nuestras conclusiones. Bueno, esto al fin y al cabo es un mecanismo del cerebro que evita gastar enormes porciones de energía en profundizar en cada tema, y por eso basa sus conclusiones en generalidades de cada cosa, en rumores, en suposiciones. 

Es decir, las cosas que observamos las vamos acomodando en el punto de vista que creemos.

5 CLAVES PARA IDENTIFICAR ERRORES.

1. Lo que decimos y hacemos está relacionado con nuestros patrones de conducta. 

Las cosas que decimos están relacionadas con nuestro pensamiento.  Es decir que nuestras palabras reflejan todas nuestras tendencias internas.  Nuestros actos están directamente relacionados con nuestra forma de ser.  Si reflexionamos por qué decimos lo que decimos y porque hacemos lo que hacemos descubriremos muchas facetas de nuestra de nuestra personalidad: ¿Porque dije eso? ¿Qué estoy tratando de demostrar al hacer esto?

Nadie puede llegar a decir algo que va en contra de sus pensamientos, de sus creencias. Analice la naturaleza de sus palabras y sus actos, y empezará a descubrir que pensamientos están asociados. Por ejemplo, si llega tarde, analice ese acto, pregúntese porque esa tendencia a llegar tarde, tal vez sea la poca capacidad para cumplir sus metas, o de aplazar compromisos. Cada uno de sus actos habla de usted.

2.  La forma en que los demás nos tratan y las causas internas de esos tratos.

La forma en que los demás se comportan con nosotros es el resultado de nuestra forma de ser y proceder.  Nadie tiene nada contra nosotros.

Si los demás siempre nos ponen a hacer mandados, a aprovecharse de nosotros, es por nuestra conducta permisiva.  Si generamos resentimientos con frecuencia, es debido a nuestro trato brusco.  Si siempre nos son infieles es que no producimos pasión o damos demasiado.  Si no producimos pasión es porque llevamos una relación muy plana. Si nunca nos ascienden es por muchas causas y una de ellas puede ser que nuestro trabajo no es tan eficiente, a causa de que no sabemos organizar nuestro tiempo, a causa de que aceptamos todo lo que nos pongan, a causa de nuestra conducta permisiva...Si nadie nos hace caso es porque no nos respetan.  Si no nos respetan, es porque siempre les estamos preguntando y pidiendo ayuda, debido a que no tenemos la suficiente confianza en nosotros mismos.  

Asocie las relaciones que tiene con los demás con sus conductas internas, al fin y al cabo tú te haces al trato de los demás, con tus actitudes.

3.  En el deporte y los juegos.

Esta es una excelente forma de descubrir causas muy ocultas.  La forma en que nos comportamos en los juegos es la forma en que procedemos en la vida.  ¿Somos cautelosos?, ¿Somos entrones? ¿Cuál es la capacidad de anotación?, ¿Que tanto avanzamos al bando contrario?… Todo eso refleja actitudes que asumimos inconscientemente en otras circunstancias.

Los diferentes tipos de juegos nos enfrentan a diferentes situaciones que exigen ciertas reacciones que no solemos tomar en nuestro diario vivir.  La forma en que afrontamos las situaciones que se nos presentan y la capacidad de logro en estas, pueden darnos ideas de conductas internas.

4.  Los hechos hablan por sí solos.

La medida de los resultados es la medida de las cosas que se hicieron bien o mal.  Las cosas bien hechas, dan buenos resultados.  Las cosas mal hechas dan malos resultados, por más que creamos que las hicimos bien. Si en las relaciones nos dejan y nos engañan, por más maravillosos que creamos ser, es que quizás no lo somos, ni nos estamos comportando como debe ser.  Si creemos que estamos dando todo para que nos asciendan en el trabajo, tal vez estamos enfocando mal la fuerza y estamos dedicando demasiado esfuerzo a caerle bien al jefe que a dar resultados, o nos hemos llenado de responsabilidades que no somos capaces de cumplir.

Todas las cosas no deben ser tratadas de la misma manera, hay que saber aplicar nuestras fuerzas en la medida que las circunstancias las requieren, para que den el resultado esperado. Hay resortes internos que pueden hacer que sus actos estén fallando, descubre cuales son esos resortes.

5.  El espejo en los demás. 

Esta es una excelente forma de descubrir fallas en nuestro carácter. De todas las conductas en los demás, debe haber alguna que nosotros también poseemos.  Obviamente no nos gusta creer que podamos poseer algo de las actitudes que nos disgustan de los demás; pero vale la pena hacer el esfuerzo. En nuestras relaciones diarias seamos conscientes de la forma de ser de los demás: “tal persona le gusta llamar la atención”, “tal persona es muy callada”, “tal persona es muy amable”, “tal persona habla mucho”, “tal persona es llevada de su parecer”, “tal persona es egoísta”, “tal persona es un regalado”, “tal persona es amargada”…  ¿Seré yo así también?, ¿de qué forma esa conducta le afecta su vida?…

Conocemos tantas personas a lo largo de nuestra vida, con tan variada personalidad, que es una excelente forma de descubrir cosas que ni siquiera imaginábamos que teníamos. Describir a los demás es algo que hacemos con regularidad, pero jamás miramos de qué forma se refleja en nosotros.

CONCLUSIÓN

La capacidad de descubrir nuestros errores es el primer paso para saber qué es lo que puede estar saliendo mal en nuestra vida y en nuestros proyectos. Es a partir de ahí que tomamos las actitudes y los correctivos que corresponden.  Al fin y al cabo se trata de nuestra vida, y nosotros debemos hacer el trabajo de organizarla y encaminarla hacia donde queremos.

Si te gusto la lectura, disfruta de lo nuevo, suscríbete a la lista de correo del panel derecho, y descubre un artículo nuevo cada semana.

2 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada