13 julio 2014

5 claves para superar percepciones erradas que tengamos de la realidad o de nosotros mismos.

El siguiente artículo es la continuación de un artículo pasado en el que hablamos de 6 mecanismos del cerebro que nos hace percibir la realidad de manera equivocada. En dicho artículo, hablamos de como el cerebro debido a la manera en que organiza las impresiones que llegan del mundo exterior, y de cómo se protegerse y sacar ventaja de ello, genera ciertas distorsiones de la realidad.

Sabemos que todos poseemos ciertos grados de problemas psicológicos, y respecto a las distorsiones de la realidad, esto puede ser algo más elevado. Luego de haber escrito en el artículo pasado como son esos mecanismos, ahora en este artículo vamos a mostrar cómo podemos superar ciertas distorsiones de la realidad que tengamos.

5 claves identificar y superar nuestras percepciones erradas.  

Es muy fácil ver que los demás pueden estar equivocados en algo, pero lo difícil es descubrirlo en nosotros mismos. Aún más difícil es descubrir esos sutiles trastornos de realidad, de pensamientos que damos por ciertos, de cosas que se ven normales ante todos, pero que pueden estar perjudicándonos mucho, y también a los demás. Esos perjuicios se ven en una vida llena de conflictos, que surgen muchas veces a raíz de esas percepciones erradas.

Cuando una persona tiene serios trastornos, puede ser identificado fácilmente y encerrado en un manicomio, pero cuando esos trastornos son sutiles es su manifestación ante los demás; pero devastadores en sus efectos en nuestra vida, pasa desapercibido para todos y mucho más para nosotros mismos.

Veamos cómo podemos identificar que hay algo en lo que estamos mal.

1)  Los comentarios de los demás.

A nadie le gusta que le digan que está equivocado, y eso activa ciertos mecanismos de defensa que protegen el sentido del amor propio.

Cuando escuchamos comentarios de nosotros, pensamos que las personas lo hacen de mala fe, que nos tienen envidia, que la otra persona es alguien que no sabe tratar a los demás.
Pero de tantas cosa que se dicen pueden soplar aires de verdad, que nos puede ayudar a identificar facetas de la personalidad que nos perjudique.  Aprender a escuchar los comentarios de los demás, saber discernirlos, puede ayudar a hacernos caer en cuenta de muchas errores.

Puedes estar muy convencido acerca de muchas cosas, pero a veces tantas voces no pueden estar equivocadas.

2) El choque contra la realidad, cuando las cosas no marchan como debe de ser.

Podemos estar absolutamente convencidos de algo, pero si estas cosas no salen como queremos, entonces quiere decir que estamos en un error.  Por ejemplo usted puede estar convencido de que es el mejor marido del mundo, pero su esposa le es infiel, entonces quizás usted no es tan buen esposo como piensa, y todo este tiempo ha asumido que la que fallo fue ella.  Si hay detalles que hicieron que lo eligieran a usted como esposo y no a otros, entonces hay detalles que le debieron hacer permanecer a su lado. Si esos detalles faltaron entonces he ahí, de porque las cosas salieron mal, debe descubrir, que fue.

Miremos el caso de los negocios. Podemos pensar que somos los mejores negociantes, pero cada vez que hacemos un negocio fracasamos, y quizás la habilidad para negociar este, pero puede haber otros factores en los que se está fallando como el marketing, o la calidad del producto. Usted no puede ser buen negociante o buen líder, si su negocio falla, no hay que dar muchas vueltas al respecto.

Una vez tropezados en la piedra, es deber identificar porque sucedió, y de qué manera se puede mejorar. Insistir en que estamos en lo correcto cuando los hechos una y otra vez nos demuestran lo contrario es necedad.  El mal no está en cometer errores, si no en no mejorar.

3) Aprender de los mejores modelos.

Nadie nace aprendido, y mucho menos no hay nadie que se las sepa todas.  Nosotros no manejamos algo de lo que no hemos hecho esfuerzo por conocerle.  Así que no podemos dar por defecto que conocemos cosas que no manejamos.  Cosas como educar a nuestros hijos son cosas que damos por defecto que sabemos hacer, pero es más probable que varias personas que se hayan tomado la molestia de analizas los diversos factores que ello conlleva, tengan una definición más acertada, que la que nosotros asumimos.

Nosotros podemos ser expertos en algo ya que nos le hemos dedicado mucho tiempo a investigar y poner en práctica, lo mismo sucede con otros.  El compartir lo que sabemos y aprender lo que otros saben es una manera de hacer crecer nuestra consciencia y tener una visión más clara de la realidad.

4. Tener una mente abierta a nuevos conocimientos.

Es muy importante la seguridad en nosotros mismos, en creer en nuestras ideas, ya que esto hace que emprendamos proyectos, y los logremos culminar. Cuando no creemos en lo que sabemos, somos fácilmente absorbidos por cualquier idea, fácilmente influenciables, y será muy difícil llevar a cabo lo que tenemos en mente.  ¡Creer en nosotros mismos es muy importante!

Aparte de toda esta seguridad, hay que dejar cierta puerta abierta a cosas nuevas, estar dispuestos aprender, a salir de nuestra isla mental y descubrir nuevos territorios de conocimiento, para ver una misma cosa desde varios ángulos. Ojala uno de sus retos fuera hablar y entender a alguien que opina completamente diferente a usted. Por supuesto esa persona debe de ser exitosa porque debe de haber algo que esté haciendo bien, y puede que aprendamos algo.

5. Vivir cosas nuevas.

La mejor manera de tener un amplio concepto de las cosas es viviéndolas, y no mirándolas desde lejos. Si va hablar algo, que ojala lo haga desde un conocimiento de causa y no desde una percepción de sus preconceptos.

La vida es para vivir, y no para imaginarla, moverse es estar vivo. Debe superar el miedo a vivir cosas nuevas, y disfrutar de nuevas experiencias, que por supuesto no atenten contra su instinto de supervivencia y de sentido común. El salirte de ese viejo esquema, hace que aprendas nuevas habilidades, conozcas nuevos contactos, llegues a nuevas oportunidades. A mayor experiencia de vida, más conocimiento acertado puedes tener de la realidad y de ti mismo.

Si te gusto la lectura, entonces no te pierdas los nuevos artículos, suscríbete a la lista de correo del panel derecho, y recibe un artículo nuevo cada semana.

22 junio 2014

Factores inconscientes que producen ansiedad y vacío. 5 claves para superarla… y dejar de comer las uñas.

Superar Ansiedad descubre subconsciente

La ansiedad es un conjunto de pensamientos no resueltos de los que no somos conscientes y que buscan de alguna manera ser atendidos, y como no son resueltos; entonces despierta en nosotros sensaciones básicas como enojo, aceleración y búsqueda de placer. En este artículo vamos a descubrir cómo se generan y como darles una correcta solución.

Que son los pensamientos no resueltos.

Nuestra mente actúa como un sistema que reacciona ante los diferentes estímulos que vienen del exterior. La mayoría estos procesos son subconscientes; porque la atención, que es la que nos permite darnos de cuenta de lo que sucede, no es capaz de procesar al mismo tiempo todas esas impresiones.

Todo genera un pensamiento y también una emoción relacionada; como por ejemplo una mala noticia, un comentario de un compañero, un proyecto que inicio, el haber cambiado de oficina, etc. Además de esto, en la mente permanecen acontecimientos no resueltos del pasado como por ejemplo, la pelea con su hermana, el evento en otra ciudad donde conoció a alguien que le gusta, etc.

Cada impresión genera un impacto en la personalidad.

Con cada impresión, se genera en nuestra psiquis una serie de procesos que buscan una utilidad o ser solucionados. Por ejemplo si le dijeron que lo iban a echar de su trabajo, entonces esto le produce un estado de pánico y aceleración en la que debe de buscar una solución, o si por ejemplo alguien le dijo que usted es poco organizado y lento en la gestión de su trabajo, esto levanta los mecanismo de defensa interno y entra en un estado de agresión. A estos conflictos diarios, súmele los traumas de la niñez.

Toda una cantidad de emociones conviven en nuestro interior. Nadie nació aprendido y la mayoría no sabe cómo enfrentar este tipo de situaciones, por lo cual siempre quedan pendientes, mientras de alguna manera se solucionan por si solas.

La orientación al placer y la forma de evadir lo que es molesto a través de la procrastinación.

Debemos de saber que tenemos una fijación inconsciente hacia lo que nos produce placer, el placer nos da cierto grado de felicidad, nacimos para ser felices. Todos buscamos comodidad, poder, y toda clase de nuevas sensaciones que nos hagan sentir bien. En la medida de nuestras insatisfacciones, esta fijación aumenta.

De ahí una de las grandes enfermedades modernas, la procrastinación, en la que usted suele dejar para luego las cosas que implican esfuerzo; por darle una prioridad a aquello que implique placer en cualquiera de sus formas.

Como la ansiedad lleva a los estado de vacío, estrés y otras enfermedades.

Tienes todo el cumulo de pensamiento y emociones no resueltas dentro de ti, lo cual te ponen acelerado; porque debes de resolverlo, además te vuelve irritable porque todo esto te hace sentir agredido y te ponen en estado de defensa. Este estado de malestar general hace que busques con mayor fuerza alguna forma de placer, lo cual hace que comas más, chatees, veas porno, fumes, entre otras cosas.

El vacío es una sensación de insatisfacción en la que sabes que necesitas algo, ese vacío solo se llena cuando resuelvas todas tus emociones internas; pero no tienes claro que es, entonces buscas cosas que te llenen, que te den una sensación de alivio.

De todas maneras por mucho que consumas la medicina del placer, esto no alivia el estado de malestar interno, por el contrario, lo complica, ya que cada vez procrastinas más y buscas más placer. Finalmente todos estos asuntos no resueltos te desesperan y luego explotas.

La rutina, ansiedad y vacío como forma de vida. No lo habías visto de esta manera.

A continuación voy a describir como es nuestra rutina de vida en general, esto es solo un patrón de comportamiento que puede variar de persona a persona. Por ejemplo, algunos lo que hacen para resolver la ansiedad y displacer es que se meten a una secta, otros buscan las drogas, el juego y el alcohol; pero en general los más juiciosos hacen lo siguiente.

Tienes delante ti un tiempo del que disponer, tienen un conjunto de emociones no resueltas a nivel interno, tienes ansiedad, estas aburrido, así que miras tu correo, por si de pronto llega un mensaje que te cambie la vida, miras las redes sociales para ver si alguien dio like a alguna de tus fotos, llamas a ese amigo que te hace reír, prendes la tele y pasas de canal hasta que encuentres algo que te estimule bastante, que te haga reír, que te de miedo, que te emocione, luego vas a la nevera y abres una paquete de papitas con salsa de tomate o cualquier alimento que sea rico y fácil de preparar.

En el trabajo es algo parecido. Vas al trabajo, a hacer todos los días lo mismo, y en un descuido del jefe; chateas, o miras que foto nueva hay para así comentar; pero sabes que debes de terminar el trabajo, así que abandonas el WhatsApp, y vuelves a hacer la labor, tienes hambre, sacas tu paquete de maní y lo consumes, vuelves a hacer la labor; pero ahora tienes sed, entonces vas a la cocina y tomas algo de agua, vuelves a la labor, miras otra vez en las redes sociales, ves algo chistoso, y lo comentas a todos para que se rían, vuelves al trabajo, te comes las uñas mientras lees un comunicado. En general en el trabajo te interrumpes mucho para así poder hacer algo que te brinde placer.

5 formas de resolver pensamientos no resueltos y ansiedad.

La solución a estos estados de ansiedad es básicamente resolver todas esas emociones ocultas, y para ello vamos a ver una claves.

1. Aliviánate, no te llenes de tantas cosas, así dejarás libre tu mente.

Vivimos sobre estimulados, llenos de cosas por hacer, y todo ese cumulo va a nuestra mente que no sabe qué hacer con tantas cosas. En vez de luchar por tener más cosas, lucha por tener menos cosas, deja tu mente libre para que pueda pensar con claridad.

No te dejes engañar por esos proyectos nuevos que prometen darte el dinero y la felicidad fácil, tú tienes todo lo que necesitas, eres inteligente; pero debes aprender a enfrentar la vida por ti mismo.

2. Defina qué es lo que te tiene ansioso o no has resuelto, así, enfocarás tu mente a la solución.

Separe parte de su tiempo, incluso puede ser ese espacio en el que caminas a la tienda a comprar el paquete de papitas, y piensa porque estas ansioso, que asunto reciente no has resuelto, recorre en tu mente aquello que hiciste en la mañana, con quien hablaste, como te afecto esa conversación, ¿Fue hostil? ¿Te prometieron algo?

Ahora piensa que emoción no resuelta dejo en ti. ¿Te molesto lo que te dijo? ¿Te pusieron otra responsabilidad?, dependiendo de la respuesta, debes de buscar una solución. Por ejemplo si algo te molesto, debes trasformar ese pensamiento, ya sea poniéndote en la posición del otro, o pensando de que debes actuar con talento. Si es otra responsabilidad, si sientes que es mucho, entonces ve y soluciona el tema con el encargado.

3. Distractores constructivos para llenar tus vacíos.

La mayoría de nuestro tiempo libre la pasamos inconscientemente buscando placer en todas sus formas, la mayoría de estos placeres no aportan nada, ya que están empaquetados como placer fácil.

Define unos distractores más lucrativos, cambia las papitas que te engordan por el deporte, la televisión por un curso, y el chat por conocer y hablar con personas en vivo. Por supuesto no exageres o te convertirás en un bicho raro, y los bichos son rechazados, y esto te genera más vacíos. Disfruta de la vida, y vive de acuerdo a la cultura, pero eso sí, se individual, y haz cosas de provecho, porque son las cosas de provecho las que realmente llenan los vacíos.

4. Ten metas, la satisfacción del logro es un placer que no se va.

Cuando tu mente no está concentrada en algo, entonces se parece a un barco a la deriva que fácilmente es llevada a cualquier puerto según el viento del momento. Es decir que si no tienes cosas por hacer, entonces los demás te dirán lo que tienes que hacer. Entiéndase por los demás, cualquier persona con su vida igual de enredada que te invita a hacer cosas.

Tú debes de tener sueño, tus propósitos te deben de guiar, y deberás aprender a decir que no a muchas cosas, con tal de lograr tu propósito. A medida que desarrollas la capacidad de lograr cosas, te vas llenando de confianza y prosperidad, y esto ira solucionado todas esas emociones no resueltas, ya que te dan seguridad en ti mismo resolviendo todos esos problemas de inseguridad que tenías, además te brinda un placer duradero y no temporal, ya que la confianza en sí mismo por un triunfo no es algo que se quite con facilidad.

5. Define y resiste a los malos hábitos, estos te acaban lenta y sutilmente.

Las cosas en si no son malas, el mal esta en el uso y el abuso de las cosas. Un paquete de papitas fritas mientras ves una buena película en compañía de amigos, no tiene nada de malo. El mal está en que lo consumas a diario junto a otra clase frituras y reemplaces los alimentos saludables. Con el tiempo estarás más gordo, generando problemas de seguridad y ansiedad.

Descubre cuales son esos hábitos no tan provechosos, ten como objetivo uno de ellos, y luego proponte resistirlo por una semana. Ojala hubiera otra forma de hacerlo, pero no hay nada que reemplace la voluntad.

Conclusión.

Aprender a solucionar nuestras emociones no resueltas a través de definirlas claramente, y darles una solución es el método básico por el que te libras de la ansiedad, y por tanto del estrés. Si te gusto el artículo; entonces síguenos en las redes sociales, o suscríbete a nuestra lista de correos para no perder ningún artículo nuevo.

foto vía misantropica

18 junio 2014

5 situaciones comunes que producen estrés y como transformarlas.

stress estres controlar y superar

El estrés es algo muy común, que forma parte de nuestra vida y lo hemos aprendido a aceptar como algo normal, como si no hiciera daño; pero no debe de ser así. En este artículo vamos a hablar de algunas situaciones que comunes que representan estrés y que debemos hacer para que no nos afecten. Una vez entendido esto podemos superar otro tipo de situaciones.

1- Miedo de los rumores y a que le juzguen.

El miedo al qué dirán es algo completamente normal, debido a que nuestro posicionamiento dentro de un grupo social depende de lo que se diga de nosotros. El problema surge cuando la mayoría de nuestras acciones no tienen vía libre debido a que alguien las pueda cuestionar, entonces esa cohibición nos produce estrés.

Uno no debería sentirse estresado por personas que no tienen ninguna influencia en nuestra vida, al fin y al cabo muchos hablan muchas cosas a diario, hablar es muy fácil, y si hacemos caso a cuanto se dice, entonces no podríamos hacer nuestra propia vida.  Que los demás digan lo que quieran, lo importante es medir hasta qué punto lo que otros dicen pueden realmente afectar nuestra vida. Cuando se tiene confianza en sí mismo, eso se transmite a los demás y esto influye en la manera que nos perciben, o aprueban nuestros actos.  Es esa inseguridad acerca de cómo actuamos lo que los demás perciben y por ello es que les dé pie para cuestionarnos. Cultive la seguridad en sí mismo a través de trazarse proyectos, y luego superarlos. No hay nada que dé más confianza que los triunfos personales.

2- El temor a perder algo o a alguien.

El temor a la pérdida también es algo natural, ya que siempre generamos un vínculo y formamos una vida alrededor de dicho vinculo, que si se pierde nos vuelve un caos todo nuestro mundo.

La mejor forma de ser feliz con lo que nos rodea, es no basar nuestra vida en lo que nos rodea.  Genera más conflicto cuando alguien basa su vida en otros, que cuando otros basan su vida en alguien. No sea tan débil como para que toda su vida dependa de alguien, mejor sea lo suficientemente fuerte y admirable como para que otros dependan de usted. 

¿Y porque otros deberían basar su vida en ti?, ¿qué tienes de especial?, si no tienes nada de especial, entonces hazte especial, prepara la mejor receta de ti mismo, convierte en algo valioso, porque y si no siempre estarás detrás de la fila, escondido de todos tus miedos.

3- Estrés producido por miedo a situaciones desconocidas.

Otro temor muy común es respecto a las acciones y reacciones de algo que no conocemos.  No sabemos en qué medida lo desconocido puede generarnos un potencial daño.

En este caso debemos aprender a separar lo conocido y lo desconocido, de tal manera que lo uno no afecte a lo otro. Igual a como sucede en la vida, si uno no se mete con nadie, entonces nadie se suele meter con uno. Del mismo modo, si usted no se mete con lo desconocido, lo desconocido no se meterá con usted.  Lo desconocido son aspectos no explorados de cualquier cosa, sea en su personalidad, en la sociedad, y en la vida misma.  Algo no puede afectarle en tanto usted no se involucre en ello.

Sea fuerte y logre armonía con lo que tiene ahora, y eso será su fuerza y su punto de apoyo ante lo desconocido que pueda venir más adelante. Día a día avanzamos hacia lo desconocido, lo importante es avanzar con calma y no tomar porciones que vea que no es capaz de manejar.  Ante cualquier situación siempre hay una frontera en la que desde lejos se ve que hay más allá, si se siente con confianza avance, y si no, entonces permanezca en su lugar hasta que tenga más confianza.  Si algo le es por completo desconocido entonces no lo aborde, y concéntrese en lo que tiene.

Con esta actitud su mente aprenderá a concentrarse en las cosas que conoce, y frente  a lo desconocido, ya no sentirá tanto temor.

4- El estrés que nace de situaciones que no puede controlar.

A veces en la vida sucede que nos hemos involucrado en cosas que no somos capaces de manejar, ya sea porque nos dio pena decir que no, o porque quisimos arriesgarnos, o porque fuimos a donde no debimos haber ido. Las palabras claves para la solución, son desprendimiento y enfoque.

Si hay algo que no puede controlar, que lo está haciendo perder, suéltelo.  Si hay una relación que lo está arruinando emocionalmente, entonces abandónele.  Si hay un amigo que le hace daño, entonces corte todo contacto. Si la situación del país le genera estrés, entonces no vea las noticias, etc. Lo importante es que usted se desconecta emocional, física y mentalmente de cualquier cosa que le esté haciendo daño. Usted no puede tener estrés respecto algo que no tiene contacto.

Respecto a las cosas que deben ser enfrentadas hasta el final y que le están produciendo estrés, entonces aprenda a enfocar su mente, no trate de solucionar varias cosas a la vez, elija lo más urgente, y si no, elija al azar, aprenda a centrarse en una cosa y olvídese de lo demás sin importar consecuencias. Solo por este medio, podrá superar cosas. Cambie la actitud frente a la vida, a veces se gana y se pierde, no puedes ganarlas todas. Quien aprende a perder, estará preparado para ganar.

5. Necesidades no satisfechas.

Finalmente hablemos de ese stress que nace de cosas que no hemos podido lograr. Este es bien difícil de superar, ya que queremos disfrutar de todas las cosas que queremos al instante, todo al mismo tiempo. En este aspecto es importante madurar la mente, ya que no somos niños chiquitos, que arman berrinche porque no logro algo.

Debemos estar claros que para lograr unas cosas hay que abandonar otras, que las cosas toman tiempo para lograrlas, que todo exige un esfuerzo.  Sin esta claridad mental se sufre mucho, ya que la persona anda frustrada por la vida, debido a lo que pudo haber sido, o a lo que no ha podido lograr.  La mejor forma de transformar en nuestro pensamiento cuando esta alborotado por situaciones no satisfechas, es manteniendo esa claridad de que todo tiene un precio, todo toma un tiempo, y que usted ahora está dedicado a otras cosas.

Es importante que día a día usted cultive un bien, un patrimonio, un don, una cualidad, que en algún momento lo pueda acercar a sus deseos. Sin esto, la sensación de incertidumbre y frustración por no lograr lo que quiere, le generará mucho estrés. Mejor que dinero, consiga talento, aprenda algo, tome una disciplina básica. Porque el dinero te lo pueden robar, pero no el talento.

Foto vía: Lisa Widerberg

15 junio 2014

El sentido de la propia valía, y las imperceptibles forma de despreciar a otros y ser despreciados. Como afecta el comportamiento.

descubresubconsciente - El sentido de valia y el comportamiento

Uno de los sentimientos más fuertes en el ser humano, es el sentido de la propia valía, es decir que valoramos mucho lo que somos y lo que hacemos. El desprecio y otro tipo de ataques a nuestro sentido de valía, es algo que sucede con mucha regularidad, y es la raíz de muchos conflictos y enemistades. Sobre cómo funciona esto, es de lo que vamos a hablar hoy.

Porque sobrevaloramos nuestro esfuerzo.

Todos tenemos nuestras propias luchas, y vivimos demasiado ocupados en nosotros mismos como para prestar atención a otros, así que a falta de alguien que nos aliente, lo hacemos nosotros mismos, porque necesitamos ser reconocidos como individuos, sentir que nuestra existencia sirve para algo. Y es que el deseo de ser reconocidos es un mecanismo natural por el que se garantiza que las personas traten de brillar, y que otros le admiren y esto mueve a muchos líderes a compartir sus conocimientos.

Más allá del aliento que necesitamos, hay algo llamado esfuerzo. Y es que la gran parte de nuestra vida nos la pasamos esforzándonos, sacrificando muchas cosas, como es el dormir bien, pasar más tiempo con la familia, descansar plenamente, y además someternos voluntariamente al estrés, y todo esto para conseguir energía. Si la gasolina mueve al auto, la electricidad a los electrodomésticos, a nosotros nos mueve los alimentos y también el dinero. ¿Y para qué queremos eso?, pues para invertirlo en el propósito de la vida, el placer. Nacimos orientados al placer, es claro que todos preferimos cosas como por ejemplo comer un delicioso almuerzo, a ponernos a lavar los platos.

Mecanismo de defensa cuando atacan nuestra valía y esfuerzo.

Todos por naturaleza tenemos un mecanismo de protección, que garantiza que podamos sostenernos. Si alguien nos agrede; entonces debemos de protegernos contra ese elemento agresor. La mayoría de las veces atacamos y si podemos reducimos a la mínima expresión ese ente agresor para asegurarnos de que no nos va a hacer daño. Las agresiones pueden ser físicas y también emocionales.

Hemos hablado de lo que implica para nosotros esforzarnos y además la importancia de ser reconocidos. Si alguien por ejemplo nos hace perder todo nuestro esfuerzo, no reconoce nuestra labor, entonces lo tomamos como una agresión. A nivel subconsciente se siente como si todos los sacrificios fueran a cambio de nada, y hacer esfuerzo para nada, para el instinto de supervivencia no es algo precisamente beneficioso y debe de combatir esa sensación. El sentirse que no sirve para nada es como preguntarse para que vivir.

Tres sutiles formas en que despreciamos y nos desprecian.

1. La no valoración del trabajo.

El invertir todo el día en algo, renunciar a toda una cantidad de cosas placenteras que pudo haber hecho, invertir en ello todo su conocimiento y experiencia, para obtener un resultado y que luego va a ser valorado por otros y que ese otro simplemente no diga nada. Entonces en donde queda tu esfuerzo, en donde queda todo tu sacrificio.

Nuestro esfuerzo es algo que valoramos mucho, y debe de ser retribuido en forma de palabras, dinero, o un esfuerzo similar por parte de la otra persona. Nadie da algo simplemente porque sí. Además tenemos un problema, como no leemos la mente, necesitamos a través de un gesto saber lo que otro piensa de lo que hacemos, y si no lo reconocen, sentiremos que lo hicimos mal.

2. El decir que algo está mal hecho y otras palabras desvirtuadoras.

Más grabe que no reconocer todo ese esfuerzo, es decir directamente a alguien que ese esfuerzo está mal hecho. En el fondo lo que se está diciendo es que todo ese saber, sacrificios y experiencias de años, no le han servido para nada, y le hará sentir como un tonto. Y así como esta, están otras palabras, como; ¿es que no entiende?, ¿no es capaz?, ¿hay que explicarle de nuevo?, ¿se demoró todo ese tiempo?

Por supuesto esto se pasa por alto cuando usted está en la actitud de aprender, y cuando la persona que valora su trabajo es alguien que usted admira, o si ese alguien compensa en sobrada medida monetaria lo que verbalmente está despreciando.

3. El olvido y la falta de atención.

Olvidarse de alguien y solo recurrir a él cuando se necesita, es algo que hacemos con mucha regularidad. Olvidarse de al menos llamar a alguien, es decir sencillamente no me importas, no tienes nada interesante que me puedas aportar. Por supuesto esto no lo pensamos, si no que el subconsciente lo asume así. Como se sentiría usted de que alguien a quien aprecia, simplemente no le interese nada de lo usted hace, no se preocupe de cómo se siente, no se interese en saber si tiene alguna dificultad y si le puede ayudar en algo. Es sentirse como un objeto, ¿verdad?

Otro tema es no prestar atención a las personas, es decir que cuando hablan, se les interrumpe y no se les deja terminar, o pide o través que le repite, o se pone a hacer otra cosa mientras la persona dice algo. Esto no es tan grabe; pero deja un sentimiento de desprotección, de poco valor para la otra persona, que se puede tomar como una agresión y desprecio.

3 formas de valorar a otros, y saber corregir sin lastimar.

1. Valore en público, critique en privado.

Para cada uno de nosotros es muy importante nuestro prestigio y reconocimiento frente a los demás. Por eso la mayoría de las personas no andan diciendo las cosas en las que quedaron en ridículo, en las que fracasaron, si no que hace detalle de sus triunfos. Cuando alguien nos desprestigia públicamente por más razón que tenga, lo tomamos como una agresión directa, que debe ser respondida de alguna manera.

Si tiene que decir algo negativo de una persona, acérquese en privado y genere un ambiente cordial, luego hable de los aciertos de las personas y luego sutilmente insinúe la parte negativa de la persona haciendo que el mismo llegue a la conclusión y no que sea porque usted le hizo quedar en evidencia.

2. De ejemplo, usted no tiene derecho a hablar si no es mejor.

La mejor manera de hablar y que las personas no lo tomen como agresión, es mostrarse como un experto y maestro en determinada materia. Si usted habla de orden a otros, usted debe ser un ejemplo de orden. Debe de inspirar respeto respecto a lo que dice. A quien le tienen respeto, tiene el derecho de hablar más directamente sin dar tanto rodeo.
Si usted no es el mejor, entonces hágalo a través de referentes y asociaciones. Para el ejemplo puede citar libros, frases y obras de personajes importantes y admirados, o de como una persona y una empresa haciendo uso de cierta virtud logro el triunfo.

3. Sea sincero, reconozca aciertos en la medida del trabajo.

Reconozca los aciertos de la otra persona a medida que los ve, eso sí, sea sincero. Si usted no ve talento en una persona, no le haga pensar que lo tiene. Si le quedo bien, dígalo, si lo hizo rápido, dígalo. Mientras lo dice, es importante que sus gestos acompañen sus palabras. Dibuje una sonrisa en su rostro cuando vea que alguien hace algo bien, debe mostrar como un gesto de: “lo logramos”, “me haces sentir orgulloso”

Con este tipo de palabras la persona piensa que va por buen camino, que la otra persona espera mucho de él, y que por tanto debe de seguir esforzándose.

4. Corrija en término de metas.

Descubre subconsciente - Corregir a alguien

Las correcciones es mejor que las deje para un determinado momento. No hay nada más molesto que alguien te esté recordando cada cosa que haces mal. Es mejor separar un momento para decirlo todo, y ser muy sincero. Eso sí, ante todo pregunte la razón de porque algo no se logró, y no empiece atacando sin saber que paso.

Hable en términos de proyectos y metas, y no en término de errores. Haga que la persona sienta que debe de lograr algo, y no que se sienta como un tonto. La mayoría de las personas no hacen las cosas mal a propósito, sino que es por falta de conocimiento. Si alguien fallo, manifieste la corrección como una meta que debe de cumplir la persona. Dígale como debe de hacerlo, y pregunte para cuando lo va a hacer.

Conclusión

El desprecio no viene solo de las palabras ofensivas si no de los gestos, y el sentido de propia valía es algo que valoramos mucho y por eso debemos de manejarlo muy bien en las relaciones con los demás. Si no quieres perderte ningún artículo suscríbete a nuestro correo, o síguenos en las redes sociales donde también publicamos noticias de ciencia y psicología de interés general.

02 marzo 2014

Sobre las segundas oportunidades, como afecta nuestra toma de decisiones, y como afecta la conducta del otro.

segundas oportunidades

Muchos en la vida hemos cometido errores y a veces quisiéramos que nos dieran una segunda oportunidad. Más allá del arrepentimiento real de quien cometió el acto, o del pesar que nos despierta la otra persona, debemos analizar como esto afecta nuestras conductas a futuro y de eso hablaremos hoy.

El subconsciente acepta por verdadero lo que sucede por primera vez.

Más allá de la llamada consciencia hay un conjunto de mecanismos que mueven al ser humano y estos son subconscientes. Es decir que en su mente se puede proponer algo sinceramente, pero después su voluntad falla, como sucede con los viciosos y su promesa de cambiar. Nuestra conducta es el resultado en parte de la costumbre acumulada de años; tendemos a actuar siempre de la misma manera, y también de la fuerza de las motivaciones.

Su mente revisa que si algo salió bien a la primera, entonces se supone que a la segunda saldrá bien, y tratará por todos los medios que a la próxima sea así. Ejemplo, supongamos que usted tiene un hijo, el niño no hizo la tarea y saca mala nota, usted le prohíbe los juegos hasta que termine de estudiar, pero el niño a través de caritas, de insistir, le persuade de dejarlo jugar, entonces, el subconsciente que en esos momentos su principal motivación son los juegos, la mente inmadura del niño no sabe de la importancia de estudiar, asume que para lograr su objetivo solo debe de hacer caras tristes, y dar uno que otro abrazo que conmueva al padre.

El subconsciente asume que hay un medio para conseguir unos objetivos y por tanto para una próxima, en vez de cambiar, refuerza la conducta. Es decir que el niño de nuestro ejemplo, se aferra con más fuerza a jugar que a estudiar, y para lograrlo si el padre es más estricto en una próxima entonces el niño desarrolla mecanismos para lograr su objetivo, empezando por la mentira, y luego a través de pataletas. La capacidad de proyectar al futuro es un mecanismo consciente y no del subconsciente.

La naturaleza, un mecanismo más allá del bien y del mal.

Si hablamos de la naturaleza, la naturaleza no se anda con sentimientos, ella no cede a halagos ni a presiones, ella es un mecanismo de actos y consecuencias de una manera milimétrica. En el ejemplo del niño la naturaleza no mide si el niño en el futuro se mal acostumbra, si no que premia la capacidad de manipulación del niño, pero llegado el futuro, cuando el niño enfrenta la vida por sí solo y no tiene fuerza de voluntad para terminar proyectos, entonces la naturaleza le castiga y le ofrece pobreza.

En la naturaleza existen unas leyes y unos mecanismos que siempre actúan de la misma manera. Si por ejemplo usted conduce borracho, es muy probable que termine muerto, y en esto la vida no cede, es implacable, así sea que lo allá hecho una sola vez, no le perdonará, y aun a pesar de que usted fuera una mente brillante que fuera a cambiar el mundo, la naturaleza no reflexiona esto y califica su acto primario.

La pobreza, la falta de carácter, los conflictos, la poca capacidad para obtener resultados, así como el éxito, todo en esta vida es el resultado milimétrico de mecanismos naturales, y en esto no intervienen preconceptos, afectos, sino; solo lo que es.

Nuestra incapacidad para hacer daño conscientemente a quien queremos.

Muchas veces, ante una decisión en la que debemos de ser estrictos, nos volvemos blandos, por la sencilla razón que nos ponemos en el lugar del otro y porque le apreciamos, nos imaginamos las privaciones a las cuales le vamos a someter, y sentimos dolor al tratar de infringirlo a otros. Es este tipo de blandesas la que hace que seamos permisivos cuando debemos ser estrictos.

Caso contrario pasa con quien nos cae mal, siempre somos duros. Así sea que la otra persona sea buena y solo cometió un pequeño error, nuestro subconsciente e instinto de protección solo mide el daño hecho, y que debemos defendernos ante dicha agresión, destruyendo la raíz de la amenaza.

Es entonces a partir de una decisión consciente que debemos de aprender a ser estrictos por el bien de la otra persona, por más dolor que nos produzca, debemos pensar en su bien. Seguramente podamos pensar en ser duros, pero luego al llegar el momento cedemos ante el sentimiento de compasión, y es por eso que debemos de prepararnos psicológicamente, debemos de reforzar nuestra decisión a través de convencernos una y otra vez, que es por el bien del otro. Si no hacemos esto, siempre cederemos a las manipulaciones emocionales de los demás.

Consciencia vs mecanismos.

Si bien la naturaleza es implacable, estricta y no cede, entonces la consciencia si se moldea y no es milimétrica. En nuestro interior la naturaleza es representada por el subconsciente que sigue una leyes naturales respecto a su funcionamiento y la consciencia representa todo aspecto superior de nuestra mente, todo aprendizaje, toda propósito superior. En el exterior son las leyes naturales la parte más básica y material, y respecto a lo superior podríamos asociar a las creencias, la fe, la esperanza y la espiritualidad.

Hay un medio por el cual nos podemos saltar a la implacable y muy estricta naturaleza y es a través de la consciencia. Cuando tu eres consciente de ti mismo, puedes hacer el esfuerzo de modificar aspectos de tu personalidad difíciles de modificar, y cuando a nivel de la vida eres un hombre positivo, tienes esperanza; entonces esa fuerza es capaz de afectar tu entorno, atraer cosas positivas y de esa manera puedes salir blindado de situaciones en las que la naturaleza es implacable. Cuando en la vida no ves la salida a un problema, imagina la salida, y está en algún momento aparecerá. Si no eres capaz de creer esto, entonces tu racionalidad es tu fortaleza y también tu principal obstáculo.

Interior y exterior, superior e inferior, positivo y negativo, es la dualidad en todos los aspectos de la vida y es por eso que en estos aspecto no debemos de ser tan fijos; la vida está llena de ritmos y matices, debemos aprender a dominar distintos aspectos contrarios de la vida, entre ellos, los de aprender a ser estrictos y también blandos.

La capacidad de cambio y superación del ser humano.

Ya hemos hablado en otros artículos, que el ser humano nunca cambia, la mayoría de las personas siempre serán de la misma forma, y que para poder cambiar deben de sufrir una fuerte crisis que motive lo suficiente a través del temor, a hacer un esfuerzo prolongado y no recompensado en el tiempo. Dicho de otra manera el cerebro sobre todo el de personalidad frágil, no hace esfuerzo con el fin de recompensas futuras, si no que siempre piensa en la satisfacción inmediata. Es decir que usted no es capaz de resistir la tentación de hacer algo que ya hizo, que le dio una solución, que le dio un placer, que le dio una victoria.

Usted puede tener el propósito firme de no volver a hacer algo, pero su voluntad le traiciona. Hay que pensar que la vida de la mayoría de las personas es gris, no hay nada emocionante, estamos ahogados por una cantidad de rutina, de presiones, de cosas nada interesantes por hacer, por eso somos tan esclavos de las cosas que brindan placer, de las cosas fáciles, y por eso la incapacidad de hacer esfuerzos prolongados que no tienen recompensa inmediata.

El ser humano tiene dentro de sí unas fuerzas incomparables, que solo salen a relucir en momentos determinantes. La mayoría de nosotros subestimamos la capacidad de superación de las personas y por eso nos dejamos llevar por la lástima, y muchos también subestiman su propia capacidad de superarse y se dejan llevar por la autocompasión. A veces la ganas de vivir, lleva al ser humano a desarrollar unas fuerzas increíbles, que desde ahí es de donde salen las famosas proezas. Un ser humano que no supera sus retos crece frágil, porque no desarrolla fortaleza interior. El peor insulto que uno le puede brindar a una persona es subestimarlo, sentirle lastima, es pensar de que es un incapaz, de que no tiene fuerzas. El peor desprecio para con uno es creer que no es capaz de superar algo, y rendirse.

¿Se debe de dar una segunda oportunidad a otros?

Por supuesto que sí, y hasta una tercera y cuarta, en tanto la situación y la persona lo ameriten. Sus decisiones no deben de estar basadas en el sentimiento de lastima para con la otra persona, o del rencor que le tenga. Las decisiones deben nacer de la consciencia, de mirar al futuro, de mirar alrededor y las circunstancias, y de mirar al interior de la persona.

Es importante que la persona sienta que hay unas consecuencias respecto a sus actos y no debe pensar que lo que hizo no trae consecuencias, no debemos negarle ese contacto con la realidad. Porque tú lo puedes pasar por alto, pero a una próxima situación cuando ya forma esa conducta parte de su personalidad y no es capaz de cambiar, la vida no le perdonará que no cambie.

¿Cuándo dar una segunda oportunidad?, cuando la persona no tiene suficiente fuerzas y se debe de aminorar el impacto con la situación, cuando no tiene otras alternativas, cuando le hace caer muy bajo. Pero si una persona es fuerte, tiene recursos, y manera de salir más fuerte de la situación, no se le debe negar la oportunidad de aprender y de superarse. También se debe dar segundas oportunidad, cuando la persona hace actos de voluntad que demuestran sus ganas de enmendar sus actos, aunque estos no lo enmienden directamente, porque hasta el perdón se gana y no se regala, como cualquier cosa importante en la vida.

Foto vía: Joi