Porque el subconsciente busca conectar y establecer orden a las cosas.

Un sistema, unas leyes, y un destino

Todo en el universo son redes, están las redes neuronales, la red mundial de computadoras, y están las redes humanas. Todo siempre se está interconectando, dejando de lado el aislamiento, para formar un conjunto, un todo. Todos a nivel social formamos parte de un organismo.

Sobre como todo esto esta relacionado con temas como el destino, el sistema, la esclavitud, la libertad, los patrones de conducta, y el libre albedrio, es de lo que hablaremos hoy. 

La similitud entre cerebro, universo e internet.

Empecemos por hablar sobre como en las pequeñas cosas se reflejan las grandes cosas. El universo está hecho de fractales (termino propuesto por el matemático Benoit Mandelbrot), en el que si hacemos zoom a cada detalle del universo, encontraremos nuevos mundos, los cuales repiten las formas en distintas escalas. Es decir que las partes están hechas a imagen del todo, en términos más científicos, hay patrones matemáticos que se siguen en la naturaleza. Estos patrones, son como leyes que seguir para crear las formas de la naturaleza.

Según David Jou (físico y científico) el universo está conectado por una red de filamentos de materia obscura con funciones similares al cerebro en cuanto al transporte de cargas energéticas y de información. Algunos dicen que el universo es un organismo.

El tejido neuronal es muy similar a redes como el internet o una red aeroportuaria. Según Larry Swanson, científico de la universidad de California del sur: “La corteza cerebral es como un mini internet”, al igual que el cerebro, el internet tiene unas redes locales, las cuales se conectan con redes mayores.

Conexiones a nivel mental, y la importancia de las conexiones en la vida diaria.

Al igual que sucede con el internet, en la que una computadora se conecta a otra para intercambiar información. Del mismo modo, nosotros establecemos en todo momento distintos tipos de vínculos con los demás. Establecemos vínculos físicos, emocionales, y a nivel de las ideas y creencias. Todas estas conexiones que establecemos nos modifican nuestro comportamiento, nuestra forma de sentir y pensar. Muchos de nuestros problemas nacen de nuestras malas conexiones, ya sea en forma de malas amistades, o por tener contacto con conocimientos que afectan nuestra vida.

Un grupo de personas se reúnen alrededor de una idea y actúan como un solo organismo. Un grupo de fanáticos religiosos se unen en todos los niveles por las creencias, por la pasión, e incluso por la forma de vestir. El unirnos a ciertos grupos suprime la individualidad, pero a la largo todos formamos parte de un organismo más grande. Para que pueda existir un conjunto tiene que ver algo que lo cohesione, que lo une, que lo ordena, y que lo gobierna.

Alguien completamente aislado no puede sobrevivir, todos necesitamos de los demás. Toda persona nace dentro de un conjunto, dentro de un sistema. Para poder sobrevivir debe de adaptarse al medio en que nació, y no puede haber libertad en tanto debe regirse por las leyes y creencias que rigen el medio en el que se mueve.  Si nosotros queremos ser libres, y si sabemos que no podemos hacerlo sin la ayuda de los demás, entonces deberemos ponernos en una posición donde nosotros somos los que influenciamos a los demás.

Los patrones dentro de un sistema y la importancia de “crear un nuevo orden” en nuestra vida.

El universo en todos los niveles siempre está organizando todo en grupos, todo lo clasifica. Los 2 sexos, los 2 polos, Las 4 estaciones, las 4 razas, los 4 reinos de la naturaleza, las 7 notas musicales, los 7 colores. Nuestra mente inevitablemente tiende a clasificar todo. El orden es inteligencia y evolución, a partir de un patrón de conductas y de hechos todo se construye. Del desorden, del caos, no puede surgir nada. Por ejemplo para construir un edificio no se puede hacer a partir del azar, y para un ser humano ser creado, hay un código genético que indica como debe ser ensamblado.

En una familia se maneja un orden similar que a nivel global, por ejemplo hay un líder que al igual que en una nación debe velar por el bienestar de su grupo. Todos obedecen a unas reglas que de ser violadas puede suceder un caos que amenaza el orden del sistema. Aunque muchos se quejen del sistema, no pueden evitar trabajar para él. Por más que el adolecente se queje de la hora que debe llegar a casa, esta debe de obedecer. En cada aspecto, siempre hay algo que genera unas leyes un orden que debe ser obedecido, y así debemos hacer nosotros.

En nuestra vida particular todos funcionamos en base a un orden. Crecemos y evolucionamos en la medida que aprendamos a ser organizados. Como lo había hablado en mi artículo 5 razones por las que no hacemos lo que nos proponemos, es importante crear un grupo de normas individuales, de límites que debemos seguir. Debemos crear proyectos, como si fueran organismos u órganos que deben ser alimentados y sustentados. Todo esto crea un orden en nuestra vida que es necesario.

Apego y desapego a nivel mental y emocional es la clave.

Nacemos dentro de un grupo que nos condiciona por el resto de la vida. Nacimos con un adoctrinamiento, con una programación mental, que nos puede ayudar a crecer o llevar al fracaso. Mientras crecemos establecemos ciertos vínculos emocionales que nos hace psicodependientes. Gran aporte en nuestra vida sería identificar esas cadenas invisibles que atan nuestro pensamientos, que nos esclaviza a nivel emocional. No hay duda que las cadenas más duras de romper son las de la ignorancia y las del deseo y vicios. No puede haber libertad cuando estas cadenas son tan pesadas y además de eso, invisibles.

Para liberarnos de todas esas cadenas debemos empezar a buscar conocimientos más amplios y de mayor poder. Respecto a las emociones, debemos entrar en contacto con personas que nos brindan nuevas emociones, más alegría y felicidad. Respecto al tipo de vida que llevamos, si queremos superarlo, debemos luchar por solucionar la mayor cantidad de responsabilidades y compromisos que atan nos tienen encadenados a un estilo de vida.  

La libertad esta mas allá de las fronteras mentales por ti impuestas, dice una frase. Es decir que si tu quieres ser libre, debes entrar en contacto con conocimientos lo suficientemente profundos y elevados, que sean capaces de superar tus actuales limites. Si una persona quiere salir de la rutina, del tipo de vida que lleva, entonces debe cambiar totalmente y entrar en contacto con otro tipo de pensamientos y formas de ver la vida. 

Establecer un conjunto de principios y un código moral.

El vivir a la deriva, sin leyes, sin responsabilidades, era posible en los antiguos tiempos. Antes no sentíamos la necesidad de saber la verdad, todo estaba en manos de Dios, no había necesidad de esforzarse, la naturaleza proveía todo, y no existían los Iphone por el cual ahorrar para conseguirlo. Ahora en medio de una sobrepoblación mundial, menos recursos para todos, y más cosas para conseguir, debemos necesariamente competir, lo cual nos obliga a ser personas de proyectos y logros, como lo hable en el artículo: “Porque es importante el éxito y Formula para el éxito”.

El ser exitoso implica ser organizado. Aprender a tener unas prioridades en nuestra vida, una forma de hacer las cosas, y unos límites bien definidos. Debemos crear unas normas en las que nos decimos las cosas que debemos de hacer cada día y en qué momento. También debemos definir unos límites que no debemos atravesar, cosas que no pueden ser hechas. Esto debe ser muy particular, de acuerdo a nuestros propósitos, porque nuestros propósitos suelen ser diferentes del de los demás. Hacer lo que queremos y debemos, garantiza que lo que sucede en nuestra vida es tal y como queremos. Si alguien hace lo que quiere pero no lo que debe, no obtiene el logro, lo mismo que si hace lo que debe, pero no lo que quiere.

Para lograr nuestros propósitos, debemos de liberarnos de una cantidad de condicionamientos y de leyes que están por encima de nosotros. Toda persona que quiera triunfar debe primero aprender a liberarse de todos los prejuicios de su cultura, de los mecanismos a los que debe de obedecer, y dejar de trabajar para el sistema para empezar a trabajar para sí mismo. Mientras alguien no establezca sus propias leyes, deberá obedecer a las leyes de los demás. Quien obedece a los demás, no puede tener algo llamado libre albedrio. Es difícil hallar un estado donde no se tenga que obedecer a algo.

Liberarse de la esclavitud del destino y del sistema.

Todos de alguna manera nacimos atados a un conjunto, y por encima de nosotros hay niveles y niveles de conjuntos. Un individuo está atado en un principio a las leyes de una familia, luego al liberarse y hacer lo que quiere, debe de obedecer las leyes de una sociedad, y la sociedad obedece a unos creencias culturales.

Todos nacemos con un destino, nacimos para algo, ya está escrito todo lo que vamos a hacer. Porque a larga obedecemos a un código genético, a una programación mental, y estos forman patrones de conducta, una personalidad que es difícil dejar de ser, lo cual nos lleva a una forma de actuar que nos lleva a los mismos resultados. El identificar esos patrones de conducta, y el romper esos patrones es de las cosas más difíciles que hay. Aquí vale recordar la frase de Carl Jung: "Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente dirigirá tu vida y tú le llamarás destino". Un hombre esclavo de sus pasiones y prejuicios, no puede de ninguna manera ser un hombre libre. Quien se libera de sus prejuicios y es capaz de llevar a cabo nuevas ideas, puedes lograr muchas cosas.

Todos nacemos dentro de un sistema, el sistema dice que hace cada persona, y mientras esa persona obedezca entonces el sistema le protege. El sistema dice cuál es la moda y cuál es la música y si la sigues eres popular y buena onda, y al negarse eres impopular. Por supuesto el propósito del sistema es velar por la subsistencia de todo el conjunto, aunque eso no quiere decir que sea perfecto. Nuestra sociedad está formada por una cantidad de situaciones con los que no estamos de acuerdo; pero debemos aceptarlo porque así lo dicta el sistema. Si alguien quisiera ir en contra, entonces debería dejar de depender del sistema, y crear una fuerza lo suficientemente poderosa que haga contrapeso y derribe el sistema. De esta manera nacería un nuevo sistema que esclavizaría el pensamiento de otras personas. Esta es la historia de las religiones, grupos políticos y empresas multinacionales que nacen cada día. Dentro de cada uno de estos organismos habrá una mente maestra, un centro de gravedad que lo gobierna todo, y que sus ideas pueden condicionar durante miles de años el pensamiento y la vida de muchas personas. Y este organismo, estará contenido dentro de un todo más grande, al cual deberá también obedecer. ¿Habrá algo inmediatamente superior al ser humano, y ese superior tendrá algo superior a él?, ¿Quien será el organismo mayor que lo gobierna todo, el origen de todo?, son preguntas que no deberíamos tener afán por responder, porque no tenemos el conocimiento del todo para entenderlo completamente. 

Conclusión.

Es entonces la idea del artículo hacer consciencia que todos nos interconectamos con todo, que debemos establecer alianzas con nuevas formas de vivir, y debemos cortar contacto con prejuicios y formas de pensar que nos limitan. Debemos aceptar que todos formamos parte de un conjunto más grande, y que el éxito está en la medida que satisfagamos ese conjunto o sistema, pero esto nos esclaviza. El abandonar ese conjunto nos hará libre, pero tendremos que valernos por nosotros mismos, y debemos aprender a influenciar a muchos otros, para lograr un poder, en el que no necesitemos depender de un sistema ya establecido. Por otra parte, del mismo modo que el universo, el cual es el conjunto mayor, impone unas leyes y un orden, nosotros a nivel micro debemos imponer un orden a nuestra vida. Del caos y el desorden no puede surgir obras, mientras que de la inteligente planificación se pueden lograr muchas cosas.

Foto vía: Vinoth Chandar

Como se desarrolla en nuestro subconsciente pensamientos psicópatas, depravados y crueles. ¿Como superarlos?

el subconsciente y las personalidades psicopatas, depravadas

La mente es un mecanismo en constante evolución y mejoría, y como todo mecanismo tiene sus cosas por mejorar, sobre todo en lo que tiene que ver con el pensamiento del ser humano. En la mente de cualquiera se pueden cultivar toda clase de aberraciones, de los cuales no se es consciente. Sobre cómo es ese proceso es de lo que hablaremos hoy.

Factores que contribuyen a desórdenes en la personalidad.

Todos podemos tener rasgos de psicópatas, de crueldad, y las siguientes son algunas de las razones para llegar a ser así.

1. Por problemas de nacimiento y crecimiento.

No le ponemos mucha atención; pero lo que tiene que ver con el nacimiento influye demasiado en la persona. Los genes heredados de los padres transmiten características, que nos acompañan por el resto de la vida. En el proceso de crecimiento la alimentación, el manejo de las emociones y la educación, forman la futura personalidad. Si uno de estos mecanismos fallan, pueden generar toda clase de desórdenes en la personalidad.

Una falta de nutrientes puede generar problemas de aprendizaje, unos malos genes hace que la persona herede enfermedades y desordenes, una falta de afecto y violencia familiar puede volver a alguien un antisocial.

2. Despertar los instintos.

Somos animales con cierto desarrollo intelectual. Todavía obedecemos a instintos comunes en todos los seres humanos, como lo son el instinto de protección o el instinto sexual. En cualquier momento se nos puede despertar un ataque de ira o una lujuria incontrolable. Cuantas veces una persona por un comentario dañino que le hizo alguien; despierta ese instinto de protección, que le llena de odio, de rabia en contra de la otra persona, y no puede evitar sentir desprecio y ganas de atacarlo. Despertar los instintos es fácil, controlarlos es difícil.

3. Ignorancia y malas decisiones.

Nadie nace hecho un sabio. Las cosas que vivimos son fruto de nuestras decisiones. Un momento de impulso, de instinto, un momento de aburrimiento, una falta de información, y la decisión que tomemos cambia radicalmente. Una palabra mal dicha en un momento de ira, un papel que no se debió haber firmado por falta de información, un lugar al que no se debió haber ido, encontrarse en el momento equivocado y no tener forma de explicar porque, y toda nuestra vida cambia para siempre.

4. Autoengaño y justificación de conductas.

El instinto y la emoción son más fuerte que la razón. Así que a la larga terminamos obedeciendo a nuestros impulsos por más reprochables y degenerados nos parezcan. Una clara muestra es que alguien puede saber que el médico le prohibió el licor y el cigarrillo y aun así lo sigue haciendo. Ahora imaginemos todos los desórdenes de la personalidad e instintos despertados que generan toda clase de obscuros deseos, los cuales al principio le pueden parecer depravados, pero ante la falta de control de su personalidad y para poder convivir con ello, se debe engañar a sí mismo y aceptarlo.

Un asesino, un ladrón, un mentiroso, un cochino, y cuanto tipo raro haya, en un principio se sienten mal, y luego lo pueden considerar una virtud. El asesino se creer fuerte, el ladrón se cree ágil, el mentiroso se cree más listo, y un cochino se cree descomplicado. En otras ocasiones niegan esa actitud, es decir lo hacen pero no le ponen cuidado, hasta el extremo de llegar a creer que no son así. Seguro alguna vez alguien ha tenido la oportunidad de hablar con un mentiroso que realmente odia la mentira.

5. Falta de empatía, y un exceso de egoísmo y ambición.

Hay gente que nace sin algo llamado empatía, es decir sin la capacidad de ponerse en el lugar del otro, ni de sentir compasión. Simplemente les da nada el sufrimiento de alguien. Hay quienes disfrutan con el dolor ajeno. Les es muy divertido burlarse del débil, de que alguien se caiga y quede inválido, de ver sufrir a un animal, les parece divertido sentir el temor de alguien por su vida, de ver la cara de tonto cuando le dicen una mentira a alguien. Y finalmente hay quienes tienen tanta ambición que acallan la voz de la compasión con el fin de obtener lo que desean.

Porque no detectamos los psicópatas que nos rodean.

Podemos tener en la familia o en los vecinos un psicópata y no es fácil detectarlo por varias razones.

1. Los psicópatas se ven como personas normales

Pensar en los psicópatas como nos los pintan en las películas al estilo viernes 13 en la que un tipo con una cierra va volando cabezas, es equivocado por varias razones. En primer lugar si existiera alguien así, no podría sobrevivir en este mundo, no solo por las leyes de la sociedad, si no que aparte de psicópata es estúpido, y eso es otro tema, no siempre ser psicópata es sinónimo de retraso mental. Un psicópata, un depravado, una persona cruel, es alguien con el mismo nivel de inteligencia que cualquiera, y se comporta de una manera normal, solo que tienen un desorden en su personalidad, el cual saben disimular y ejecutar muy bien.

2. El ritmo de vida no da espacio a las psicopatías.

Todos tenemos desordenes de la personalidad, nadie nace o crece sin formar al menos uno. En medio de tantas responsabilidades de la vida diaria, dichos desordenes no tienen la oportunidad de manifestarse. Es decir, alguien que trabaja y estudia por la noche, no le da tiempo de pensar en cosas raras, y por tanto esa psicopatía permanece dormida.

3. El sentido de la vergüenza.

Muchos manejan en alto grado el sentido del ridículo, de la vergüenza, del que dirán, que esto de cierta manera les ayuda mucho a ocultar ciertas depravaciones. Por poner un ejemplo alguien puede sentir un deseo depravado hacia sus sobrinos, pero por no dar pie al ridículo, silencia esa voz, y unido a las variadas ocupaciones, esto no vuelve aparecer. Si en algún momento satisface su deseo, entonces lo ocultará para no dar espacio al ridículo.

Tipos de psicópatas en la vida diaria.

Día a día a nuestro alrededor suceden todo tipo de cosas raras que son tan comunes que parece que son normales. Hay algunos desordenes de la personalidad que forman parte de la cultura. Veamos algunas.

1. Las personas obsesivas y los acosadores.

Hay personas con un nivel extremo de sensibilidad, no admiten la burla, la humillación, o cualquier cosa que pueda ser asumida como agresión. Los negocios de hechicería, las mafias, están llenos de filas de personas que preguntan cómo hacerle daño a otra persona. Una persona despechada o humillada puede ser tan peligrosa como un asesino de élite.

Es demasiado común ver como alguien trata de hacerle la vida imposible a alguien, habla mal de ella, está pendiente de todo lo malo que pueda hacer, para luego resaltarlo, lo deja quedar mal delante de todos, lo difama, y le obstaculiza todo lo que puede. Así gradualmente y sin nadie darse cuenta, le destruyen la vida a una persona, le hacen despedir del empleo, le destruyen el matrimonio. Es más, cuantos no odian a un tipo que aparece en la televisión, a quienes no han visto nunca, incluso a personajes ficticios. Muchos se dedican a perseguir a personas en YouTube, en redes sociales.

Las personas obsesivas son los que tienen una idea en la cabeza que tienen que realizar bajo cualquier circunstancia. Muchas mujeres tienen que lidiar con personas a las que rechazan, y esta persona sigue ahí, insistiendo una y otra vez. Algunos llenan su cuarto con fotos de estas personas, siguen todo lo que hace en redes sociales, las siguen al escondido.

2. El Bullying

Es un fenómeno muy común hoy en día el abuso. Los fuertes se aprovechan de los débiles solo por diversión. Muchos de estos abusos surgen en la niñez, porque el camino más rápido hacia el poder es el abuso. En la mente inmadura del niño sienten un sentido de superioridad pasar por encima del otro. Luego se acostumbran a hacerlo, que cuando adultos lo ven completamente normal.

Es muy común encontrar grupos en Facebook de gente que se burlan de las personas que tienen cáncer, o el sonado caso en México de bebecito emoxito donde un grupo en Facebook de alrededor de 100.000 personas persiguieron y humillaron a alguien por el solo hecho de ser feo. En Colombia es muy común la burla a las reinas y mujeres hermosas por el hecho de alguna respuesta no muy lucida en alguna entrevista, el caso de Natalia Paris que aparte de hermosa es una empresaria muy inteligente, que sirvió para formar grupos en Facebook, donde se burlaban de algunas respuestas que había dado en televisión, o el caso de una participante que en medio de los nervios de una final de un reinado dijo algo como: “hombre con hombre, mujer con mujer”.

Este tipo de grupos donde se humilla y se burlan de las personas, tienen gran popularidad en Internet. La diversión a costa del sufrimiento y los errores de otros, es la forma de diversión más popular.

3. El gusto por las cosas crueles.

Hablando de temas populares, todo lo que tenga que ver con cosas crueles es bastante popular, y es si no que busquen en YouTube y Facebook los temas más populares, y encontrarán algo como: “Mujer acaba con su vida en 5 segundos”, “Top 5 de las cabezas explotadas con mayor espectacularidad”, “1000 maneras de morir”, “Las cosas más asquerosas que te puedes comer”. La popularidad de este tipo de contenido en la televisión y en internet, quiere decir que este tipo de morbo, de suciedad, forma parte de nuestra naturaleza.

De las preguntas que sinceramente no he podido responder es el de porque alguien siente tanto placer viendo explotar una cabeza, o al ver cosas asquerosas. Sobretodo que es algo muy presente en la mayoría de los jóvenes, muchos de ellos con una buena salud emocional.

4. La mentira y el robo como forma de vida.

Engañar y robar en nuestra cultura es algo que se ha vuelto tan común que se ve hasta normal, y el no hacerlo, se toma como un síntoma de debilidad. Hay muchos que tomaron la mentira como una forma de vida, no mienten porque sea necesario, si no que mienten por cualquier cosa.

Respecto al robo, es una forma de poder, de sentir adrenalina, de experimentar el peligro. Es increíble el nivel de robo que existe en todos los niveles, no solo a nivel de política, ni en las apuestas deportivas y concursos, sino también en cualquier empresa.

5. Vicios y toda clase de hábitos incontrolables.

No hay ser humano que no tenga un vicio. Esta el vicio de Facebook, del Whatsapp, de la televisión, de los vídeo juegos, del cigarrillo, del licor, de la comida, y en general cualquier cosa que nos brinde placer inmediato. El ser humano no ha llegado a controlar su personalidad. Cedemos ante cualquier momento de placer, llámese sexo, o llamase un delicioso pastel. Y eso que solo estamos hablando de cosas muy aceptadas, que diremos entonces de esos deseos inconfesables. Por eso a todos nos preocupa nuestra privacidad, si se publicará todo lo que pensamos, lo que hablamos con otros, y lo que guardamos en el computador, sería de escándalo.

Hay ciertos perfiles de la personalidad que se reciben cuando niño y que después cuando adulto explotan de manera extravagante. Los niños víctimas de abusos y golpizas, pueden desarrollar personalidades que sienten placer por el caos. No lo pueden evitar, en el subconsciente se grabó cierta conducta y a veces cuando tiene que aguantarlo por mucho tiempo, el cerebro desarrolla un placer por ello, como un mecanismo para superar el dolor. Y eso que solo estamos hablando del abuso, ahora imaginemos todo lo que puede afectar a la frágil personalidad de un niño.

Psicópatas de alto nivel que son alabadas figuras públicas.

Los psicópatas no solo se pueden encontrar en los frikis, amantes de cosas raras que disfrutan con las cosas más extrañas. Se encuentran en todas partes, incluso están los psicópatas públicos, que son tratados como grandes personalidades y héroes de la historia. Veamos algunos ejemplos.

1. Dictadores políticos crueles.

Si algo nos ha enseñado el cuerpo es que a veces la violencia es el medio. Cuando el cáncer ataca, entonces la forma de erradicar el cáncer es sometiendo el cuerpo a un envenenamiento voluntario, que termina por acabar con todas las defensas del cuerpo y deja al borde de la muerte a la persona. Una actitud pasiva no siempre es la respuesta, miremos por ejemplo el caso del Tibet, cuna de la espiritualidad y el respeto por la otra persona. Eso no basto para que china se la adhiriera de un bocado, y el Dalai Lama tuviera que salir corriendo de su país. Tampoco basto para que un terremoto de los más duros de la historia, devastara Nepal. A veces una actitud conciliadora no es la mejor.

Digo esto porque esto tal vez sea la justificación de muchas de las personas violentas que exterminan vidas para lograr sus propósitos. A veces en la historia han aparecido los dictadores más crueles y desalmados que han sido vistos como héroes en su tiempo. El casos más comunes son Hitler en Alemania, Mussolini en Italia, Stalin en Rusia, Mao tse tung en China, Tito en Yugoeslavia. Personas con ningún respeto por la vida humana, responsables de los mayores genocidios fueron héroes en su tiempo. ¿Cuantas psicópata son vistos hoy en día como héroes?

2. Figuras religiosas.

Ya he hablado en varios artículos lo fuerte y poderoso que son las creencias. Jamás, con ninguna otra emoción una persona puede sentir tanto placer al matar o morir, como cuando lo hacen por una creencia. Quien dicen que las creencias es de tontos, no ha reflexionada muy bien cuanto poder tienen.

Todos conocemos los crímenes de la inquisición, y hoy en día, delante de nuestras propias vistas hemos visto como el representante de una Fe, declara guerra santa contra otro país. Hemos escuchado como a ciertos cultos son atraídas personas que son obligadas a cometer crímenes en nombre de la fe y también a suicidarse.

3. ¿Malvadas corporaciones?

Hay muchas empresas multinacionales que han crecido a costa de robar ideas, de quitar oportunidades a sus competidores. Las empresas de pieles fueron formadas con la muerte de muchos animales. Por ejemplo cosas como los shampoo, para probar que sus componentes no van a dejar ciego a la persona que lo use, o no le va a producir ardor, son probados en animales como los conejos, los cuales pueden perder sus ojos y ser lastimados. Mucho del lucro de las empresas vienen de la destrucción de la naturaleza. Para no ir más lejos, existen cientos de mataderos donde cultivan vacas y gallinas que no conocen la libertad, y de los cuales todos consumimos su carne sin pensar en su sufrimiento. Tratándose de sobrevivencia, otra vez se impone la crueldad.

4. Cualquier persona con poder.

En general cualquier persona que adquiere el poder, no quiere decir que con eso automáticamente se vuelve buena persona. Sigue teniendo tantos vacíos y problemas psicológicos como cualquiera, y ahora sus actos tienen la capacidad de afectar a cientos de personas. Un periodista con poder, puede desinformar y crear el caos según sus intereses, un organizador de eventos que acomoda los resultados para mayor lucro, un edificio que es construido con materiales de mala calidad para tener más ganancia y que luego se derrumba. Todo esto afecta a cientos de personas, y se hace con mucha regularidad. Dichas personas se sientan en nuestra mesa y son tratados con mucho respeto.

Cuando el psicópata se vuelve un monstruo.

Todas las personas en si sufren desordenes emocionales, todos en algún momento tienen pensamientos obscuros, deseos incontrolables, que nunca se llegan a manifestar completamente o que dominan ya sea por vergüenza, por falta de tiempo, y más. Pero hay quienes atraviesan límites, y cada vez se hunden más y más en espirales de depravación.

1. Depravaciones que solo están en la mente. Intensiones.

Hay facetas en la personalidad que pueden estar presentes en muchas personas. Por ejemplo una persona que le gusta golpear, otras personas que desarrolla un placer por golpearse a sí mismos, otros que les encanta ver sufrir un animal, a otros les encanta los cadáveres.

Son entonces muchas las cosas que pueden atravesar por la mente, y que no todas son satisfechas. Algunas de estas depravaciones se forman en la mente del niño que tiene acceso a cierto material que su inmadura mente no es capaz de transformar, o también por experiencias extremas. Algunos empiezan a armar fantasías de cómo sería si llegará a hacerlo. La gran mayoría se queda en esta fase porque domina sus pensamientos porque los reconocen como amorales.

2. Ceder a los deseos, primer limite.

Muchas de estas depravaciones permanecen en la mente, pero como el instinto y las emociones son más fuertes, entonces finalmente la persona termina cediendo a sus impulsos. Un hombre adulto obsesionado con los niños, una persona que siente placer sexual cuando lo sodomizan, alguien que siente emoción viendo el sufrimiento de un animal, o alguien que siente ganas de darle una paliza a alguien que le hizo daño. Y luego lo ejecuta porque siente mucho interés. Entonces el adulto viola al niño, el hombre le pide a su pareja que lo golpee, el joven mata a un animal por el placer de verle sufrir, y un hombre en ataques de celos mata a su expareja y a su amante. A traviesa el primer limite por curiosidad o por impulso.

Al principio la persona le puede parecer bizarro su deseo, pero hace algo sencillo como por ver de qué se trata. El sentir esa nueva experiencia le da acceso a nuevos tipos de placeres. Muchos no atraviesan de esta fase porque accede a las consecuencias de sus actos, que le pueden traer castigo, y aprenden la lección. En este nivel hay muchas persona en la cárcel.

3. Necesidad de repetir y sentir una nueva emoción. Segundo límite.

Al ceder la persona a este tipo de deseos tan extremos, tan bizarros, tan poco comunes, le produce una excitación tan salvaje, tan instintiva, tan animal, que cada vez el cuerpo le pide más y siente la necesidad de repetirlo con más fuerza. Al principio le acompaña el sentimiento de culpa, de vergüenza; pero no puede aguantar el deseo por sentir esa nueva sensación, acalla la voz de su cabeza y vuelve a ceder.

Llegado a este nivel, cuando repiten varias veces este tipo de actos, y al ver que no hay consecuencias, entonces ya no sienten vergüenza, ya lo empieza a ver normal, muchos incluso se auto-engañan pensando que antes son mejores que las personas normales.

4. Involucionar a mayores niveles de depravación.

El manejar tantas fuerzas tan extremas, tan relacionadas con los instintos más primarios del ser humano, es meterse con fuerzas que definitivamente no es capaz de controlar. Es literalmente volverse un demonio y descender a los infiernos, porque solo disfruta haciendo las cosas más crueles, depravadas. En estos infiernos están los asesinos en serie, las mafias, las sectas, y en general todo grupo de personas reunidas en torno a actos que despiertan bajos instintos.

Con el tiempo las cosas que hace no le producen más placer, y por ello necesitan experimentar cosas más extremas, y empieza a probar nuevas formas de placer más bizarras. En este punto la persona puede verlo como algo tan normal que lo hace de manera natural. Cuando se entra en contacto con lo más bajo e instintivo del ser humano, no hay posibilidades de mejorar si no de empeorar.

El caso de Ted Bundy.

Es un conocido asesino en serie que se le atribuyen alrededor de 36 crímenes de manera oficial.

La infancia de Ted, un chico cualquiera.

Ted bundy creció con sus abuelos, los cuales se hicieron pasar por sus padres, para evitar el prejuicio de aquella época hacia las madres solteras. Es así como Ted creyó que su madre era su hermana. Se dice que su abuelo era una persona agresiva que golpeaba a su abuela, aunque Ted Bundy dice que su familia siempre fue muy amorosa con él. Ted a su corta edad tuvo acceso a una gran cantidad de pornografía que su abuelo guardaba. Dicha pornografía era extrema, bizarra y violenta. Hay quienes dicen que Ted Bundy disfrutaba mutilando animales, aunque no está comprobado. Ted se enteraría años después, de que su hermana era su madre.

Novias de Ted Bundy y sus estudios de Psicología y Derecho en la Universidad.

Al crecer Ted asistió a la universidad para estudiar psicología, y allí conoció al amor de su vida, Stephanie Brooks, una joven hermosa e inteligente que luego lo abandonaría por considerar que carecía de objetivos claros en la vida. Luego Ted se matriculo en derecho, donde conoció su otra pareja Meg Anders con la que mantuvo una relación de 5 años.

Ted era reconocido como una persona inteligente, encantador y apuesto, de hecho fue condecorado por la policía de Seattle por salvar a un niño de 3 años de morir ahogado, y también estuvo involucrado en campañas políticas con figuras del partido republicano. Por otra parte Ted tenía una faceta de pintor, sus dibujos se podrían calificar como normales. Luego se reencontraría con su gran amor Stephanie Brooks, la cual reconquistaría después de años de intercambiar carta mientras mantenía su relación con Meg.

Primeros crímenes de Ted Bundy

Durante sus años de escuela se reconocía a Ted porque le gustaba robar cosas a sus compañeros. En sus épocas universitarias Ted se divertía con sus amigos haciendo hurtos en casas y comercios en estado de embriaguez, lo cual le producía adrenalina. Se dice que a la edad de 27 años ingreso a una casa a robar en estado de embriaguez, en donde encontró a una joven de 18 años, y una vez allí cometió su primer asesinato.

Ted bajo los efectos del alcohol, empezó a golpear a la joven con una barra metálica y luego la violo con la pata de la cama. Según palabras de Ted, después el haberse dejado llevar por todos esos impulsos le daba placer, era como si hubiera sido poseído por una fuerza, pero luego de ser consciente de lo que había hecho se sintió como si hubiera despertado de una pesadilla, horrorizado por lo que había hecho. En este punto reconocía que había pasado un límite, que si bien no era perfecto, era una persona normal. Aquí en este caso quiero recomendar mi artículo sobre los egrégoros.

Ted bundy atribuye que gran responsable de esos impulsos era esa pornografía explicita, y que se fue hundiendo gradualmente en ella. Luego de que se satisfacía, sentía la necesidad de buscar material más explícito, más grosero, tal y como hace un drogadicto. Llega el momento en que la pornografía no sirve y se inquieta por saber si hacer algo real le da más placer que el que experimenta con ver, y ya luego con el alcohol, se reduce la inhibición. Pueden ver la entrevista completa en YouTube. En este caso quiero recomendar mi artículo sobre: “Podemos ser buenos por naturaleza, y de cómo el entorno nos cambia”.

Por supuesto hay quienes nacen violentos y psicópatas y otros se forman, todo depende de la fortaleza de su personalidad. Hay que reconocer que cuando el pensamiento inmaduro se conecta con ciertos conocimientos, y no habiendo otras fuentes de información y saber, entonces puede ser influenciado negativamente.

Crímenes Violentos y escape de la cárcel.

Bundy se aprovechaba de las noblezas de sus víctimas, ante las cuales aparecía como un hombre enyesado que necesitaba ayuda con sus libros. Si de por si el primer crimen fue violento, los otros crímenes ya serían completamente horrorosos, ya que mataba a sus víctimas a martillazos, y con otros objetos. Una vez muerta la sodomizaba y la mordía. Y también violo a una niña de 12 años.

Ted viajo por varias ciudades cometiendo crímenes y luego fue arrestado, y allí se defendería a sí mismo, y apoyado por un grupo de fans que defendía su inocencia. En este caso Bundy lograría escapar de la policía para luego ser capturado una semana después, y ya estando en su celda, lograría escapar por el techo. Ted volvería a cometer sus crímenes, todas tenían cierto parecido con su primer y gran amor, cabello lacio, largo y negro. Después volvería a ser arrestado, convirtiéndose en figura pública tras lo cual dicen que jovencitas de cabello largo y lacio ofrecían ser su amante. De hecho sorprendió a todos cuando anuncio su matrimonio, con Ann Boone, una antigua compañera de trabajo. Luego sería condenado a la silla eléctrica donde murió.

Hacia el logro de la salud mental y superación de vicios.

Como vemos loco no necesariamente es que el chupa las babas, psicópata no necesariamente anda con una sierra volando cabezas. Muchas personas que vemos a diario, muchas personas de la sociedad pueden ser psicópatas, aunque vistan bien, y hablen acerca de cuidar la naturaleza.

El entorno y las deficiencias emocionales puedes ser vehículo para cultivar toda clase de pensamientos depravados. Algunas personalidades pueden ser muy propensas a pesar de que su entorno y buena educación sean favorables, y otras personas a pesar de las dificultades pueden ser personas ejemplares. El hecho es que en mayor o menor medida los pensamientos depravados se mueven en el subconsciente, y por ello deben ser identificados a tiempo y solucionados.

Hoy en día  hay mucho violador, asesino, y toda clase de monstruos en potencia, que pueden ser detenidos a tiempo antes de su transformación. Es recomendable que dichas personas lo confíense a un amigo, que le comprenda. Si puede ir a un psicólogo mejor, y si tiene que ir a la policía hágalo a tiempo. Es mejor que sea encerrado y no que se convierta en un monstruo.

El descubrir cómo surgen nuestras conductas y el cultivar el dominio de nuestra personalidad, debería ser un compromiso con nosotros mismos. Ya hable sobre el control de los vicios en mi artículo: “la guía definitiva para superar cualquier vicio”, y ya hable sobre el autoengaño en mi artículo de: las máscaras de la personalidad, y “como se percibe la realidad de manera equivocada”. Por otra también doy unas claves para superar este tipo de situaciones en mi artículo: “Se nos olvida ejercitar mente, cuerpo y emociones”. Leyendo este tipo de artículos y repitiendo su lectura varias veces puede ayudar a superar dichos pensamientos.

Foto vía: Víctor de Lara

5 errores inconscientes que los padres comenten con los hijos.

errores de los padres para con sus hijos.

La educación de unos padres es con lo único con lo que cuenta una persona para enfrentar este mundo, porque son las experiencias de niño las que lo capacitan para enfrentar este mundo de un modo u otro. Si bien no se puede educar de manera perfecta, por lo menos hay algunas cosas que no deben pasarse por alto y ayudará al hombre del futuro.

Si bien el niño debe de concentrarse en jugar, también se le debería dar espacio para desarrollar ciertas habilidades que le van a servir el resto de la vida, y que de no tenerlas, les va arruinar su vida y les hará muy infeliz.

1. Hacerle todo le quita la capacidad de esforzarse.

El cuerpo tiene memoria, durante los primeros años la mente y el cuerpo se forman los hábitos con los que de manera automática se enfrentarán las situaciones por el resto de la vida. Si la mente infantil no ha grabado esa capacidad de esfuerzo, entonces ya cuando adulto tratará de hacer las cosas, pero simplemente no tendrá fuerzas para hacerlo; el subconsciente lo traicionará con mil excusas para no hacer las cosas que no le gustan, y este es el origen de la procrastinación.

Los padres quieren lo mejor para sus hijos, no quieren que sufran, y por no querer ver un berrinche del niño, ni verlos tristes, entonces se dejan manipular. Inspirar lastima es una de las primeras estrategias de manipulación que hasta un niño usa. Por otra parte el niño con una mente inconsciente acerca de la vida, sus peligros, sus injusticias, lo único que quiere es divertirse, ¿Quién no?. Si el niño logra triunfar con estos trucos; entonces como es lo único que sabe hacer para lograr las cosas, cuando sea adulto hará los mismos trucos, solo que con mayores niveles de sofisticación.

Esto me hace acordar de un experimento en el que hicieron unas pruebas con unos niños en las que les prometían “dos” caramelos, si resistían por 10 minutos la tentación de comerse “un” caramelo que tenían enfrente. El resultado es que años más tardes los que resistieron la tentación se convirtieron en personas de éxito, mientras que los que no, eran personas con menores ingresos y problemas de sobrepeso. El niño debe tener grabado en su mente el esfuerzo, que si quiere lograr ciertas cosas debe de hacer sacrificios, aguantarse ciertas cosas incomodas. Debe de enseñarle el orden de las cosas, primero esfuerzo y luego recompensa, primero la tarea y luego los juegos. Como ya lo hable en mi artículo: “5 mecanismos para motivar la mente”. Debe de premiar al niño las cosas buenas que hace, porque esto le dará motivación. ¿Quieres algo?, lucha por ello, hazlo por ti mismo, y no esperes de los demás lo hagan. Gran parte de los problemas de este mundo, es que muchos esperan demasiado de los demás, pero no hacen nada por sí mismos.

Un hombre sin capacidad de lucha ni de esfuerzo en este vida, esta perdido.

2. Protegerle demasiado le quita iniciativa y capacidad de reacción.

La iniciativa es una de las principales cualidades que puede tener una persona, porque el mundo y la vida es algo demasiado grande e impredecible, y si no sabe reaccionar ante nuevas situaciones, entonces las situaciones se lo van a devorar.

Los padres temen por la seguridad de sus hijos, y por eso los protegen de todo, los protegen de las amistades, de salir, de hacer cosas, de sufrir. No se trata de abandonar al niño a su suerte, sino de asegurarse que las cosas que va a enfrentar las pueda superar con sus propias fuerzas, y asegurarse de que no va estar en situaciones que le puedan superar. No es lo mismo cuidarlo de que un mayor de edad se lo robe o abuse de él, a cuidarle de un problema con un compañerito de escuela. Lo primero lo supera, y lo segundo está dentro de su capacidad de solución y en ese caso si deberíamos dejarlo que aprenda y supere por sí mismo su conflicto.

Involucre al niño en diferentes actividades deportivas y musicales, dele la oportunidad de que conozca nuevos amigos, nuevos lugares, nuevas situaciones. No le prohíba amigos, si no que ubíquelo en situaciones donde conozca más personas interesantes. No lo aparte del miedo, si no que enséñele a superar el miedo, acompáñelo cuando sea necesario.

Un hombre sin iniciativa y sin capacidad de reacción ante nuevas situaciones, la vida le resultará más difícil de lo que es.

3. No enseñarle acerca del poder y de las consecuencias.

Las capacidades de éxito y de sobrevivir en este mundo por parte de un perdedor son bien pocas. Las personas sin poder, sin influencias, sin talentos, generalmente deben vivir según lo que dictan todos a su alrededor, vivirá dominado, esclavizado, utilizado y victimas del bullying. Por lo tanto a los niños hay que ensañarles a tener contacto con el poder, y luego enseñarle sus consecuencias, porque no hay nada más peligroso para la sociedad, que quienes abusan del poder. Cuando alguien tiene acceso al poder, no sentirá necesidad de vicios, y será una persona segura libre de vacíos, por lo menos si lo empieza a sentir de niño.

Para tener poder, hay que enseñarle a ser un ganador, un líder. Enséñele lo importante de hacer las cosas bien, de terminar lo que empezó, de cumplir su palabra, de hacerlo rápido. Todos estos valores lo llevarán al éxito. También es importante a que pruebe la amarga derrota, de que hay cosas que hay que dejarlas ir, porque esto le enseñará a no ser obsesivo, lo cual lo puede volver peligroso. Para que pruebe la derrota, debe de aprender a decirle que no, y a hacerle inalcanzable cosas que quiere por puro capricho e inmadurez, o que simplemente no está preparado para tener. Hay que enseñarle que hay límites que no se deben sobrepasar.

Una vez tu hijo empiece a mostrarle el camino del éxito, el poder y la influencia, deberá cada vez permitirle que tome sus propias decisiones, y hacer que enfrente las consecuencias de sus propios actos tanto para bien como para mal. Si el niño lastimo a alguien no trate de exculpar a su hijo, si daño algo, entonces que con su esfuerzo pague el daño causado.

Una persona que no es capaz de acumular poder, que no es capaz de influenciar, siempre estará haciendo lo que no le gusta.

4. Imponer autoridad por temor, y también el no inspirar respeto.

La autoridad en todos los aspectos es importante, sin autoridad las personas pasan límites, y cuando los limites se sobrepasan, las cosas no volverán a ser igual. En la mente de un niño no hay espacio para pensar en consecuencias, y muchas veces lo que los mantiene en sus límites es el solo respeto a sus padres. La mejor manera de que un niño te respete es cumplir tus promesas tanto para bien o para mal, si le dijiste que si no hacia las tareas no ibas a llevarlo al paseo, entonces eso deberá ser así, mientras que si te dejas manipular, no te tendrá respeto. Otra forma de lograr el respeto es que tus hijos te admiren. Cuando falta el respeto y la admiración, lo niños gritan y hacen lo que quieran. Y cuando no te respetan a ti, no respetan a las demás personas, ni tampoco a las leyes, lo cual lo llevará a provocar más problemas de los que son capaces de solucionar.

El ser amigo de los hijos es la mejor manera de asegurarse de que no te van a ocultar cosas. Cuando te ocultan cosas por temor, te enteras de lo que sucede cuando ya es demasiado tarde. La mejor manera de ser amigos de tus hijos, es no armar dramas, cantaletas, escándalos, que no llevan a nada, ni tampoco recriminar todo lo que hace. Un amigo en quien confiar lo más obscuros secretos, es alguien que escucha, con el que no se siente vergüenza. Por eso cuando un hijo te cuenta algo, no armes un escándalo, simplemente hazle consciente de las consecuencias, y ayúdale a asumirlas. La mejor manera de que esa amistad no sobrepase los límites de la autoridad, es hacerlo entrar en contacto con las consecuencias sin ser pesado.

Hay que tener en cuenta de que debes respetar mucho a tus hijos, el hecho de que sean pequeños y nacieron de ti, no quiere decir que son objetos para manipular, para hacer lo que no pudiste, no son tus esclavos. Eso implica el mismo respeto para con cualquier ser humano, es decir, no gritar, no golpear, aprender a cumplirle las promesas, y no abusar de su buena fe. Si quieres que te respeten, aprende a respetar.

Una persona que no sabe respetar, estará involucrada en mucho conflictos que perjudican su vida.

5. No enseñarles el valor del sentido común, la reflexión y también el de la creencia.

No es conveniente que un niño enfrente este mundo a partir de preconceptos por ti impuestos. Cuando tú le impones puntos de vista, aprenderá a ver las cosas de un solo modo, lo cual lo alejará de otras formas de ver la realidad, de otras soluciones. Es importante eso sí, alejarlo del fanatismo y de la necesidad de imponer sus puntos de vista a los demás, ya que será una persona que habla más de lo que escucha, y por tanto nunca aprenderá nada nuevo. Cuando necesita saber algo, ponlo en contacto con los diversos conocimientos, para que al verlos de distintas maneras pueda sacar unas conclusiones más completas.

Aparte de ayudarlo a ser un tipo racional, inteligente y con sentido común, debes aprender a llevarlo por el camino de la fe, fe en sí mismo, en los demás y en el universo. Cuando una persona solo confía en lo que ve, entonces puede ser engañado por el condicionamiento de los sentidos, y cuando se vea encerrado en una situación, no será capaz de salir de allí, porque se sentirá superado. La persona que cree, es capaz de supera límites que sus ojos le dicen y que la razón confirma de que son insuperables. Para despertar ese sentimiento de creencia la persona debe aprender a aceptar que hay cosas que no es capaz de entender, de que le superan, y que hay cosas que pueden suceder. De esto ya hable en mi artículo: “La fácil que es desarrollar un orgullo intelectual y espiritual”.

Aparte de ser fuerte, una persona debe ser inteligente, ya que solo la inteligencia y la sabiduría es el único bien que no puede ser quitado por un hombre. Si en algún momento lo pierdes todo, entonces con tu inteligencia te recuperarás, mientras que si solo cuentas con las cosas materiales que tienes, entonces cuando pierdas algo, lo perderás todo. Enseña a tus hijos a cultivar la inteligencia, ya que será el mejor valor que tienen para enfrentar el mundo. De eso hable en mi artículo: “7 habilidades relacionadas con la inteligencia que debemos desarrollar

Una persona sin la suficiente agudeza mental, no encontrará las salidas aunque estén enfrente de él.

La Difícil labor de ser padre.

Aparte de las responsabilidades de los padres, debemos decir también que una persona que dedica parte de su tiempo, parte de su dinero, en pro de educar y criar a otra persona es por eso hecho digno de admiración. Son grandes los sacrificios que un padre hace por sus hijos durante muchísimos años, y por mucho que sean los errores de los padres, el solo hecho de ayudarle a nacer y a crecer, es una deuda que no se termina de pagar. Muchos culpan de sus tristezas a sus padres, y no alcanzan a imaginar los sacrificios de estos, y que aparte de ser padres, también son seres humanos, con las mismas dudas, los mismos errores que cualquiera, los mismos problemas de educación que pudieron recibir de sus padres, y con los mismos sueños que una vez dejaron de lado para dedicarse a una familia.

Foto vía: R. Halfpaap

5 esfuerzos inconscientes que hacemos por otras personas, y que nos perjudica.

Los esfuerzos inconscientes que hacemos por personas que no les importamos

Todos tenemos una cantidad de intenciones, de sueños y energía personas con el cual enfrentamos la vida. La mayoría de las veces los sueños se apagan en pro de complacer a otros, y nuestras energías son agotadas haciendo cosas que a otros ni les importa, ni a nosotros nos beneficia.

En el artículo de hoy hablaremos sobre todos esos esfuerzo inconscientes que hacemos para con los demás y que no nos aporta nada.

1. Ese esfuerzo que haces por demostrar que tienes la razón.

Está claro que cada cual cree que tiene la razón, si eso no fuera así, entonces una persona no tendría ninguna seguridad para poder actuar, ya que nadie puede tomar decisiones en base a cosas en las que no cree. Por ejemplo si usted quisiera montar un negocio, no lo haría si no estuviera seguro de que va a funcionar. Pues lo mismo sucede en la vida diaria, todas las personas basan sus acciones en cosas en las que creen completamente. Por supuesto esas creencias varían de una persona a otras según la cultura, experiencias e intereses personales. La mayoría de las creencias están basadas en supuestos y no en cosas reales, por ejemplo tu opinión política no nació de viajar por todo el país y conocer de cerca las necesidades del pueblo ni la política internacional. Las creencias al ser tan abstractas son por tanto muy difíciles de cambiar y fácil de justificar.

Quien tiene una postura, es porque esa creencia lo protege de alguna situación. Si tú crees en las promesas de un político, es porque estás seguro de que esas promesas se harán realidad, y te van a beneficiar. Alguna forma de agresión a ese político, es poner en riesgo el beneficio y por eso lo defendemos. Aparte de cuidar de lo que nos beneficia, la discusión se convierte en algo que debemos de ganar, es una lucha intelectual donde al igual que las luchas físicas no nos gusta perder. Por naturaleza el ser humano es ganador, sin esta fuerza, no tendría valor para superar cosas que en algún momento le superan, así que no nos gusta quedar expuestos en situaciones donde nos vemos débiles o menos entendidos, simplemente nos gusta tener la razón porque no queremos ver que otro nos restriegue en la cara que estamos equivocados. Hay algunos que convierten en deporte el querer demostrar que tienen la razón para inflar su ego. Desarrollan cierto nivel de argumentación y seguridad en sí mismo con el cual pueden convencer a los demás, y es allí donde nace un nuevo líder.

En los antiguos tiempos los desacuerdos se solucionaban a puñetazos o brujerías; pero en esta época en la que en teoría somos más cultos, entonces se supone que lo dialogamos. El problema esta en que hay un juego nuestros intereses y orgullos, que defendemos con fuerza, que al no poder usar la física, usamos la verbal, degradándonos cada vez más al atacar al otro con el fin de no perder la discusión. Es importante entonces no entrar en discusiones, ni tratar de demostrar que tienes la razón, sencillamente porque al otro lo que menos le importa es que tú tengas la razón, ni a ti te importa que el otro la tenga. Es una pérdida de esfuerzo y generar enemistad con alguien que puede ayudarte en varias situaciones. Lo mejor es desviar las discusiones hacia otros puntos, y quedar todos como amigos. En caso de ser necesario defender tu postura te invito a leer mi artículo, como ganar una discusión con buenos argumentos.

2. El esfuerzo que haces por agredir a otro.

Cada uno tenemos tantas cosas por hacer, que no separamos un espacio en el día a pensar como lo que decimos y lo que hacemos, pueda lastimar las emociones de cada persona que se conoce en la vida. De entre las cosas que hacemos, no siempre estamos todos lucidos para decir las cosas más inteligentes, y no siempre estamos fuertes para hacer las cosas bien hechas, de tal modo que por esas acciones incompletas o inconscientes, alguien sale perjudicado. Un comentario mal hecho y dejas al otro sin matrimonio, sin empleo, o simplemente le haces sentir muy mal. Esa persona devuelve el golpe y tú te defiendes entrando en espirales de agresión.

Todos tenemos mecanismos de defensa que trata de defendernos de agresiones externas, y que están relacionados con el instinto de protección y supervivencia, las cuales surgen de manera natural para protegernos. Es justificable cuando alguien te ofende, llevar a cabo una venganza, pero ¿qué sucede cuando alguien se venga de ti?, ¿es justificable?. Tu novio te fue infiel o te desprecia, tú por error comentas la falla de un compañero de trabajo y lo despiden, te gusta el compañero de oficina, alguien lo comenta y pierdes una relación. Cuando alguien te agrede y tú te defiendes, no dices: “voy a castigarle solo un poquito y bajo ciertas circunstancias para que aprenda la lección para ayudarle a crecer como persona”, tu simplemente te sientes mal, y quieres ver al otro mal, y en esa parte somos despiadados.

Si por cada error que comentemos alguien sale lastimado, y cada una de esas personas toman venganza, entonces nos destruirían. Es decir que hay gente que si perdona. Admitámoslo, la venganza no es un esfuerzo por ayudar al otro, si no por destruirlo. Muchos pasan largas horas del día, incluso meses pensando cómo le van a devolver el golpe al otro, como lo van a lastimar. Si alguien le preguntará que ha hecho con su vida, seguro que respondería, nada, pero sí que le asesté un buen golpe al otro. Si te vengas de cada estupidez que comete el otro, no vas a tener vida que realizar, porque ese esfuerzo no construye nuestra vida. Hay mejores cosas para invertir el tiempo que dedicarlo a la venganza, aunque habrá ocasiones que debes aprender a frenar a otros, como lo hable en mi artículo, la importancia de hacerse respetar.

3. El esfuerzo que haces por ayudar a otro que no lo agradece o no lo pidió.

Todos sentimos una necesidad natural de ayudar con algo que no implique mucho esfuerzo. Valoramos mucho el tiempo y la dedicación con la que logramos algo, y no estamos dispuesto a entregarlo fácilmente, así sea que nos sobre. Sin embargo hay personas apegados a ciertas creencias que se embargan en causas donde se sacrifican por otros. Muchos de ellos arruinan su vida en ello, tratando de salvar al mundo y a las personas. Muchas de esas ideas solo rondan en su cabeza, y lo pierden todo en una causa que nadie les pidió que hiciera. No debemos dejarnos perder por ideas de sacrificio imaginario, nuestra obligación es para con nosotros; mientras que no estorbemos y hagamos nuestra labores bien hechas y de calidad, es más que suficiente.

Hay personas que lo entregan todo a otras personas y pierden su vida en ello, para luego llamar al otro mal agradecido. Entre esas personas en ningún momento se firmo un contrato y lo que entrego fue de libre decisión. Muchos en el fondo entregamos cosas porque esperamos algo a cambio, tenemos un interés oculto, en cuyo caso tenemos que ser sinceros con nosotros mismos, y asegurarnos que lo que invertimos regrese a nosotros, pero no camuflar ese hecho como acto desinteresado, cuando no lo es. Otros entregan mucho simplemente porque no son capaces de controlarse, se rinden ante los encantos de alguien, por lo cual es su propia fragilidad lo que le hizo perder todo, y fue virtud y talento de la otra persona. Es decir tu eres dueño de lo que haces, y si entregas algo en el que invertiste mucho esfuerzo, es tu decisión.

Hay otro tipo de esfuerzos en el que nos autoimponemos cargas, por pesar, por lastima, por vergüenza. No debemos dejar que cargas autoimpuestas acaben con nuestra vida. Salvo que sea un acuerdo al que se llega con otra persona, no tienes la obligación de acabar tu vida simplemente por lastima, no tienes que ser sometidos a sacrificios y humillaciones solo porque te da vergüenza decir que no. Otra carga es preocuparse por lo que el otra hace o deja de hacer, y luego intervenir. Deje de ser metido y regalado, no vaya a donde no lo han llamado, si ni siguiera a solucionado su vida, ahora para terminarle de enredar la de otros. Todos y cada uno tenemos que aprender a ganar nuestras propias batallas, y lo que menos puede hacer es ponerse la carga de estar pendiente y juzgar lo que otros hacen. Guarde su pensamiento enterito para  solucionar su vida. De eso hablamos en cómo convertir voluntad en poder.

4. El esfuerzo por demostrar que tienes más o eres más.

Los seres humanos somos competitivos, es una especie de instinto que tenemos y eso garantiza que nos esforcemos por superarnos unos a otros. Hay que reconocer que a veces ganar ciertas cosas sobre otros, nos da autoridad, poder y respeto a nuestro alrededor, el cual necesitan los lideres para influenciar a otros, y lograr unos objetivos. El problema viene cuando perdemos demasiado tiempo y esfuerzo en ello para no obtener ningún beneficio.

Muchos se esfuerzan demasiado por mostrar que ganan más dinero, que la están pasando bien, que tiene más autoridad. Esa búsqueda por la admiración del otro, bien manejada nos puede abrir puertas, pero cuando estas personas te miran con rabia, cuando dejas una imagen de arrogancia y vanidad, no es bueno para nada. A nadie le importa tus diplomas, cuando les importe te lo exigirán, nadie quiere saber qué estás pasando más bueno que ellos. No todos toman tu éxito con alegría, y ser tan fanfarrón puede ser imprudente. A nadie le gusta que les recuerde sus miserias, o que tiene cosas inalcanzables, no quieren sentirse menos.

Es importante mostrar poder cuando tienes un objetivo en el cual necesitas ser un lider. Del resto en la mayoría de los casos es mejor ser discretos y sorprender, que no armar un alboroto por algo que nadie pidió saber. Cuando muchos saben de tu fortuna, no falta el desafortunado, o el envidioso, o el amigo de lo ajeno, que tocará tu puerta y te quitará todo; entonces habrás perdido tu esfuerzo. Es importante aprender a ser discreto con las cosas buenas que nos pasa, y compartirla solo con las personas a quienes realmente le importamos.

5. Esfuerzo y agotamiento por pensar en el que dirán. 

Es importante mantener una imagen para con los demás, porque detrás de una buena imagen viene la confianza y la amistad. Los tipos raros o problemáticos no suelen hacer amigos. El manejar buenas relaciones es muestra de inteligencia y te llevará alto. Vivimos en comunidad con otros donde hay ciertas reglas no declaradas que debemos aprender a seguir para vivir tranquilamente con otros sin ofenderlos.

Lo que no está bien es tratar de complacer a todo el mundo, y perder nuestra identidad en ese camino. Todos tienen diferentes formas de pensar, hay algunos que les gusta el ruido y a otros el silencio, unos lo prefieren abierto y otros cerrado. Hay mucha gente acomplejada que se sienten por todo y son en extremo intolerables y por tanto no te puedes dejar arrastrar por ellos. Sin quererlo, tu mente se ve invadida por pensamientos como el de “qué vergüenza”, “que dirán”, “y si se enoja”, “y si hablan de mí”, “que pesar de esa persona”, “que rabia con esa persona”. Respecto a todos estos pensamientos la otra persona ni se da por enterada, ni le beneficia, ni le quita, y ni tampoco le interesa. Deje de dedicar tanto tiempo a cosas que ya pasaron, o por el sentimiento que quedo en los demás, preocupase del ahora y de lo que tiene que hacer para mejorar. Con el tiempo su progreso le dará capacidad para enmendar errores, y también para conseguir el respecto de quienes le rodean.

Debemos aprender a establecer nuestra propia identidad, y de hecho deberíamos ser nosotros los que contagiamos y no ser nosotros los contagiados. Ese nivel de seguridad en ti mismo te puede abrir muchas puertas para conseguir cosas. Tener una claridad acerca de lo que queremos en la vida, en donde debemos estar ayuda a establecer una identidad, ya que si el entorno en el que nos movemos es muy diferente a nuestra forma de ser y lo que queremos, entonces terminaremos absorbidos por las mayorías. Por otra parte no debemos exagerar en no escuchar a otros, porque a veces se ven mejor las cosas desde afuera, que desde adentro, y tendrás una mejor visión si sumas las dos vistas, ya que con la visión interna y externa, serás mas consciente.

Conclusión.

Son muchas las horas y esfuerzos dedicados para con los demás que no llevan a nada, ya que ni les solucionas la vida, ni tampoco lo haces con la tuya. Son ejemplos, el tratar de restregarle al otro que no tiene la razón, o gastar horas planeando como destruirle o hacerle quedar mal, también nos esforzamos en sacrificios que nadie pidió, demostrando que somos más que otros, o sufriendo por el que dirán. Este tipo de pensamientos deberían ser controlados, y dedicarnos a solucionar nuestra vida.

Foto vía: Maurice

5 mecanismo naturales para motivar a nuestra mente.

mecanismos de motivacion mental

Todos necesitamos un motor para funcionar, nuestro principal motor es la motivación, y más allá de tener una meta, el cerebro tiene unos mecanismos ante los cuales responde de manera natural.

Sobre cuáles son esos mecanismos naturales que hace que la mente reaccione y nos mueva en una dirección, y de cómo usarlos para motivarnos a hacer algo, es de lo que hablaremos hoy.

Por otra parte les quiero recordar que el nombre de este blog es: “descubre subconsciente”, no es un blog de motivación ni de frases bonitas para la cuales hay otros blogs muy buenos, y que no es el caso de este blog. Por tanto los artículos que se escriben a veces pueden sonar crudos y simplemente porque nuestro propósito es mostrar mecanismos subconscientes comunes a todos, de los cuales no reflexionamos. 

1. El cerebro responde a un sistema de castigos y recompensas.

Actuamos a base de recompensas y luchamos por evitar un castigo, por eso de manera natural nuestro cerebro todo lo que hace es para sentir cierto tipo de bienestar y placer. El problema con esta conducta, es que evitamos esfuerzos y nos dejamos arrastrar fácilmente por un momento de placer. Como habíamos hablado en el artículo de porque no hacemos lo que nos proponemos, hay que hacer las cosas al derecho, primero trabajar duro y esforzarse, y luego vendrá la recompensa. Trabaje concentrado en el día, no se interrumpa para darse pequeños placeres, aguante y a la noche recompénsese. Luego con el tiempo aumente el trabajo y la recompensa, es decir, puede probar trabajar duro una semana sin recompensa, y luego el fin de semana se da una recompensa mucho mayor.

El castigo por supuesto es psicológico, no queriendo decir traumático, sino más bien de privarnos de una recompensa prometida. Me refiero a cosas como si dijo que en recompensa al duro esfuerzo iba por ejemplo a salir a beber algo, entonces por no cumplir lo prometido no saldrá a beber ese algo. La mente subconsciente es como un niño, debemos hacerle caer en cuenta a nuestra mente que ciertas decisiones traen consigo unas consecuencias y que nos aleja de cosas que queremos tener. No trate de justificar, ni de esconder lo malo que haga, ya que si usted justifica todo, entonces la mente dejará de distinguir lo que si debe de hacer, de lo que no debe de hacer. La ventaja de hacerlo así, es que usted consigo mismo puede ser amable, mientras que si deja que la vida sea la que le castigue sus cosas mal hechas, le puede ir muy mal, porque a veces la vida puede ser muy cruel.

El sistema de castigos y recompensas puede ser usado “inteligentemente” en las relaciones interpersonales. Y por inteligente me refiero a silencios, no asistir a una reunión y cosas por el estilo. Usted debe de hacerle caer en cuenta a las personas que hay cosas que no están bien hechas y no quedarse callado sin hacerle sentir de consecuencia alguna, ya que pensará que todo está bien hecho. También debe de valorar los esfuerzos y compensarlo de buena manera, la gente lo agradecerá. Usar este método en la seducción genera todavía más atracción, y se requiere aplicarlo con mayor inteligencia.

2. El cerebro obedece a la presión y sistemas de autoridad de forma natural.

Toda nuestra vida y toda nuestra sociedad están formada en torno a sistemas de autoridad. La religión nos dice que hacer a nivel moral, el gobierno a nivel social, nuestros padres en nuestro hogar, el jefe en el trabajo. No somos libres, hay factores externos y de autoridad que nos dice que hacer. ¿Qué sería de las personas sin sistemas de autoridad?, ¿sería una persona capaz de trabajar por su cuenta con la misma disciplina que cuanto tiene la responsabilidad de un trabajo y la presión de un jefe?. La razón por la que no somos libres y que siempre tenemos a alguien que nos manda, es porque somos como niños que no estamos preparados para encargarnos de nosotros mismos, y por eso necesitamos una autoridad superior que nos diga que hacer, que nos presione y nos cohíba. Desde que haya que decirle a la gente que no bote la basura a la calle, que no orine encima de la tasa donde se sienta, que no se burle ni humille a otros, etc; entonces sabemos porque necesitamos de autoridad.

No digo que tener una figura que nos presiona sea malo, así vivimos, y así lo necesitamos. Es importante entonces que para hacer algo busque sistemas de presión externo. Es normal buscar grupos que nos exigen cosas, la mayoría de las personas no somos capaces de hacer las cosas por nuestra cuenta, y necesitamos un punto de apoyo y presión. Lo que pasa es que nos acostumbramos a que nos digan que hacer, y esto apaga la propia iniciativa y capacidad de enfrentar retos. No hay nada más cómodo que la esclavitud, el dejarnos llevar, el que alguien nos diga que hacer, no te esfuerzas, libre de preocupación, pero esto implica un enorme sacrificio respecto al control de nuestro tiempo y de nuestros espacios. Y no lo digo como algo malo valga recordar, todos somos esclavos de algo, o ¿abra alguien que se atreva a decir que es libre?

La presión también la puede encontrar en ciertas responsabilidades que usted se comprometa a hacer. Es decir que el ojo vigilante de una persona que le observa acerca de si usted lo hace o no, le genera cierta presión. Aunque hay gente que no tiene vergüenza alguna y se compromete a hacer algo, a entregar algo, a estar a una hora determinada y no lo hace. Es importante aprender a cumplir aquello a lo que nos comprometemos, como ya lo vimos en el artículo: La importancia de tener palabra”.

3. El cerebro necesita un norte hacia dónde dirigir sus esfuerzos, un lugar imaginario donde va a estar.

Todo en la vida evoluciona e involuciona, o dicho en palabras más amables, todo progresa o decae. En una empresa usted progresa hacia nuevos cargos con mayor poder y mejor salario, y decae a cargos donde tiene poca influencia, o simplemente cuando pierde el empleo. Un jugador profesional progresa en torneos y equipos de enorme talento y prestigio, y decae cuando por su mal rendimiento su equipo desciende a un torneo de menor prestigio. En la sociedad una persona progresa en su entorno y medio ambiente al ser una figura de autoridad y prestigio con mucha influencia, e decae cuando pierde ese prestigio, o se encuentra en situaciones donde no puede hacer nada. Siempre hay un arriba y un abajo, entre más alto mejor. Cuando usted no lucha por mejorar, lo único que hace es degradarse. Si no lucha por mejorar en su trabajo, llega alguien más talentoso y preparado y usted pierde el puesto. Si usted no progresa en su entorno, siempre tendrá que adaptarse a las exigencias de quienes si tienen influencia. Si usted como persona no se esfuerza por progresar, entonces lo que hace es degradarse, debido a que todo a su alrededor se está moviendo, y su usted se queda quieto; se queda atrás. ¿Que le pasa a un profesional de la medina que deja de estudiar y no esta al tanto de los últimos avances de la ciencia?.

Tenemos que establecer en nuestra vida un sistema de evolución, establecer unos niveles hacia los que queremos avanzar, un lugar imaginario donde se supone que debemos llegar. En dichos niveles lograremos mayores niveles de bienestar y libertad, donde nos daremos una recompensa a unos esfuerzos. Establezca metas en las cuales tras lograrlas, su vida cambia para bien. Una vez logrado cierto nivel luche por mantener en él y no descender. Todo depende de la meta que quiere lograr. ¿Quiere ser un deportista de alto rendimiento?, ¿Quiere ser un casanova, un don juan?, ¿Quiere ser un líder?, ¿quiere lograr ciertos niveles de bienestar?, ¿quiere ser mejor persona?. Establezca una meta grande, y luego establezca escalones que debe lograr. La razón por las que muchos fallan en sus metas es que son metas demasiado grandes y superan sus fuerzas. Aprenda a dar pequeños y constantes pasos, y no saltos discontinuos. Que cada paso que des en tu vida, te engrandezca en nobleza, en poder, en fuerza, y que no te degrade, que no lleve a humillarte.

Una vez usted logre un nivel, luche por mantener en él, y no lo pierda. Es decir si usted tiene cierto nivel de estudio y experiencia a nivel profesional no entregue la calidad de su trabajo por cualquier moneda. Es mejor aguantar y sufrir dificultad por un tiempo, que empezar el descenso por no aguantar algo de incomodidad. Cuando usted pierda algo, y cuando usted acepte algo es porque es para bien. Conseguir las cosas y mantener las cosas que realmente valen la pena requieren verdadero esfuerzo, no pierda con facilidad lo que ha ganado con esfuerzo. No pele el cobre fácilmente, no de su brazo a torcer fácilmente.

4. El cerebro por naturaleza busca lo que le conviene y se aleja de lo que no, solo que no saca tiempo para pensar en las lejanas consecuencias, si no en los cercanos premios.

Las consecuencias de los actos es algo en lo que no se piensa, y debería ser nuestra principal motivación. No haga las cosas porque sean buenas o malas, o porque alguien está de acuerdo o no, haz las cosas porque para ti mismo te convienen y no te perjudican a largo plazo. Todo tiene sus cosas positivas y negativas, sopese la situación, tenga claro que es lo que quiere y luego tome una decisión a la cual aferrarse.

Tenga unos límites definidos, unas cosas que no debe de hacer porque no le convienen. Cuando usted está claro y nítido respecto a lo que no debe de hacer y porque no lo debe de hacer, entonces usted solo puede hacer lo que le conviene. Cuando su voluntad desfallezca y no tenga ánimos, recree en su mente el pensamiento de porque está haciendo lo que hace, y cuando usted se quiera desviar del camino trazado, entonces piense en las consecuencias, de cruzar ciertos límites.

5. El cerebro se involucra y es influenciable de acuerdo a lo que le rodea. El cerebro necesita tener un ambiente propio donde puede encubar ciertas ideas.

Cada cosa en este mundo es como un submundo o tribu social con sus propias leyes y vida. Por ejemplo hay un mundo que es el delictivo, hay otro mundo que es el de la prostitución, hay otro mundo muy diferente en la política, otro mundo en los cospley – otakus, y otro mundo en los emprendedores. Lo que quiero decir es que hay ciertos tipos de situaciones que cambian la vida y la forma de pensar, y de los cuales todos estamos normalmente alejados o por el contrario muy involucrado. Cada cosa con la que nos involucremos, si bien aprendemos y crecemos en consciencia y en capacidad, tan bien nos consume nuestro tiempo y esfuerzo para otras cosas, y además corremos el riesgo de quedar atrapados en ese tipo de vida. Debemos escoger muy bien donde queremos estar. Alejémonos de aquellos mundos que no están relacionados con nuestros intereses, y aprendamos a convivir en nuestro pequeño mundo donde tenemos una metas y unos límites bien definidos. Nuestra mente necesita un espacio a su alrededor donde pueda crear sus ideas. Tengamos claro nuestra identidad, definamos nuestro perfil y las cosas que rodean nuestra forma de vivir. Este es el medio por el cual logramos la vida que queremos, ya que nos movemos en lo que conocemos y hacemos bien, y solo nos dedicamos a ello. Una vez usted haya logrado sus metas, entonces explore otros mundos, tribus sociales y formas de vida.

La saturación de información en nuestra mente nos confunde, el exceso de compromisos nos agota, y el involucrarnos en las cosas a medias, lo que hace es que malinterpretamos las cosas y las hagamos mal. Muchos están llenos de sueños que no realizan, desean esto y lo otro, se involucran en esto y lo otro y finalmente no logran algo. Todos sabemos lo difícil que es lograr nuestros propósitos, y mientras nos involucremos a medias con las cosas que hacemos, no lo vamos a lograr. Tenemos que estar muy seguros en qué medida nos vamos a comprometer con algo y que estamos dispuestos a sacrificar para lograrlo. Debemos estar claros en lo queremos, un pensamiento nítido, tener la vida liviana y libre de complicaciones para hacer algo. La mayoría de nuestras metas no lo logramos porque en medio de tantas cosas, nos distraemos y se nos olvida las cosas que realmente tenemos que hacer. Debemos aprender a enfocarnos en algo, y comprometernos de verdad en lo que vamos a hacer hasta lograrlo, porque no hay mayor motivación que los logros.

Convierta su vida en una sucesión de retos y de logros. Hoy tiene un reto y hoy tiene un logro. Al terminar la semana usted habrá logrado cierta cantidad de triunfos que le llenarán de motivación.

Foto vía: brandoncwarren

Filosofías del autoengaño. El uso del conocimiento para decirnos mentiras.

Filosofías del autoengaño

Es mucha nuestra capacidad de reflexionar acerca de lo que nos rodea, y también la capacidad de autoengaño es bastante. Si la gran mayoría de nuestros actos son gobernados por el subconsciente, entonces también nuestros razonamientos, los cuales vienen a satisfacer todo ese conjunto de vacíos e inseguridades que forma parte de la gran mayoría de nosotros.

No solo son esas grandes filosofías las que nos manipulan, son nuestra forma de pensar que tiene capacidad de hacernos creer cosas que no son. De como sucede este proceso de manipulación filosófico y de nuestras creencias, es de lo que hablaremos, y de cómo superarlo.

5 formas de manifestación y gestación de las filosofías del autoengaño.

1. La jerarquía de emociones en la toma de decisiones.

Dentro de nuestra mente existe una jerarquía de pensamientos que nos gobierna. Primero y con más fuerza están los relacionados con nuestros instintos, luego nuestros pensamientos con fuerte carga emocional, y luego los relacionados con la razón y el sentido común. Un pensamiento relacionado con el instinto de supervivencia y el sexual tienen mucha fuerza, y es por eso que filosofías que atenten contra la vida, contra la sexualidad, no tienen mucho éxito, aunque hay excepciones.

Todos sabemos historias de sectas que obligaron a sus miembros a suicidarse, de doctrinas que llevan a algunos a coger las armas y matar a otros, de pensamientos filosóficos que obligan a encerrarse en una gran montaña para apartarse de la sociedad, y de otras que califican el sexo de malo o que prohíbe a sus miembros tener sexo. Pero también hay filosofías basadas en otras emociones, como por ejemplo la pereza, de esos tipos de pensamiento en la que el desorden y la falta de esfuerzo son bien vistos, donde no hay que esforzarse por nada, todo viene y toda va, un ser superior proveerá todo, o todo lo haces con tu pensamiento. Y hay otras filosofías basadas en la rabia de alguien, que siempre lleva a sus miembros a atacar a otros, o defender posturas con mucha pasión.

Un fuerte patrón de conducta, una emoción fuerte, gobierna nuestros pensamientos y acomoda toda la forma de pensar en torno a ella. De esta manera interpreta el mundo con ese filtro emocional. Alguien moralista con un fuerte temor a equivocarse debido las consecuencias de sus errores pasados, solo puede ver perdición en las personas. Cierta música, forma de vestir y de hablar le puede escandalizar y no dejarle estar tranquilo.

2. La forma en que el pensamiento sesga y agrega cosas a lo que interpreta.

Todos crecimos en medio de una cultura y forma de pensar que moldea gran parte de nuestros pensamientos, en la medida que vamos creciendo y sacando nuestras propias conclusiones del mundo, se van generando también los vacíos y complejos, y al mismo tiempo vamos conociendo otras formas de pensar. Cada uno de nosotros, lee mucho, siente interés, y justifica creencias que satisface esas emociones no resueltas. Todos nos ponemos a pensar en la vida, y tomamos una idea de allí y otra idea de allá, y con eso formamos nuestra forma de ver el mundo.

Se podría formar una nueva religión por cada persona que interpreta la biblia, el pensamiento de cada uno sesga y agrega cosas de acuerdo a su propio interés, le asocia nuevos datos de acuerdo al conocimiento con el que haya estado relacionado. Las visiones de alguien relacionado con lecturas satánicas difieren del relacionado con lecturas ocultista, o las de un fanático, leyendo el mismo libro. Todos sesgamos y agregamos cosas de manera subconsciente. Hay algunos que creen que sacan algunas conclusiones interesantes y dicen: “Caray creo que todos son idiotas menos yo”, luego se ponen a hablar a los demás con cierto grado de confianza, como si su particular interpretación fuera más acertada que todo el resto del mundo.

Estas personas con ese aire de confianza, las ha habido a lo largo de todos los tiempos. Recordemos que en los antiguos tiempos la gente era supersticiosa e ignorante, ya que no sabían leer. Así que alguien con su propia forma de pensar era elevado a la categoría de profeta, y seguramente aquella persona tenía más vacíos que cualquiera de nosotros, y por eso no le iba a molestar que le alabaran. Hoy en día ya nadie cree en los profetas, con tanta información cada cual saca sus propias conclusiones, y cada cual se cree más listo que los demás. Por lo general todos estamos en igualdad de acceso a la información, con la misma capacidad de raciocinio, así que todas las formas de pensar son parecidas, además son influenciadas por la cultura, y ligeramente matizada por los vacíos.

3. Las religiones y las filosofías relacionadas con el más allá.

Existe un más allá, un mundo astral, donde divagan los muertos, las energías, las formas mentales, otras tipos de creación y formas de evolución diferente. Todas las culturas, religiones y cada uno de nosotros tienen una forma de relacionarse con el más allá invisible. Muchos han tenido relación con este mundo invisible, ya sea con una tabla ouija, sentir la presencia de un fantasma, la visión en un sueño, y otras tipos de contacto. Algunos son manipulados por estas energías, otros tienen alucinaciones astrales con sus propias formas mentales creadas a partir de sus complejos. De este modo surgen cientos de contactados, a millones de personas que dios le da una misión.

De entre tantas cosas que se mueven en el astral, están las formas mentales. Como ya había hablado en mi artículo acerca de los egrégoros, nuestros pensamientos y el pensamiento colectivo tiene gran capacidad de crear formas mentales, que se adhieren a las personas influenciando su forma de pensar. Los antiguos hacían uso de estas energías de manera consciente, hay una frase que dice en uno de los textos de Ataúdes egipcio: "He venido a tomar posesión de mi trono, a que se me reconozca mi dignidad, pues todo eso era mío antes de que existierais vosotros, los dioses; así pues, bajad y pasad a ocupar los últimos puestos, porque yo soy un mago”. En muchos casos esas formas mentales manipulan a las personas y pueden hacerle creer que son elegidos, y darles mensajes para adormecer el pensamiento de las personas. Eso ha sucedido muchas veces.

El hecho es que a partir de nuestros vacíos, de nuestros prejuicios y condicionamientos, la visión y el contacto que se tenga con ese mundo invisible, siempre va a estar sesgado y distorsionado. A nivel mental podemos establecer conexiones con energías superiores y también con energías retorcidas. Si bien puede suceder que energías de otro nivel superior den mensajes, en la mayoría de los casos nadie se mete en la vida de los demás, y parece ser que algo llamado libre albedrio funciona en todos los niveles. Es decir que incluso energías superiores no le andan diciendo a la gente lo que tienen que hacer, y no suelen intervenir.

4. El conocimiento como autoengaño.

A mayor conocimiento, mayor puede ser el autoengaño. Una persona con mucho conocimiento y con un gran vacío, puede utilizar todo lo que sabe para satisfacer sus deseos y a la vez ocultar sus propias acciones ante sí mismo y los demás. Cuantos genocidas no han tomado el poder de una nación o una religión, y han asesinado a millones de personas para satisfacer su propia necesidad de sangre y se engañan a si mismo pensando que son salvadores, y manipulan la mente de las personas haciéndose ver como reformadores. Todo ese conocimiento ha servido para satisfacer las ansias de sangre de un vulgar asesino. Del mismo modo, a nivel particular, muchos caen victimas de su propio conocimiento para alimentar sus vacíos, sus vicios, sus intereses y por ahí derecho pensar de sí mismo que son más listo y nobles que los demás.

Todos los seres humanos somos básicamente lo mismo. Del mismo modo que un conjunto de leones, no difieren mucho de los demás leones, los seres humanos entre sí somos parecidos, con niveles de conocimiento, raciocinio, vacíos, inseguridades, y autoengaños, muy parecidos. No podría uno señalar ni con un dedo a un ser humano que definitivamente este libre de intereses personales y vacíos, que tenga la absoluta verdad libre de autoengaños. No somos unos genios, todos somos los mismos empleados buscando un mejor sueldo, y con los mismos problemas de relaciones interpersonales que los demás. A un a pensar de esto, hay cientos de personas que creen haber alcanzado el otro nivel de la escala evolutiva humana y se burlan de la forma de pensar de otros. De eso ya hable en mi artículo: “Mecanismos inconscientes del orgullo”

Nuestros vacíos y prejuicios forman paranoias mentales, y en base a eso formamos una doctrina en la que basamos nuestra vida. Algunos ven una gran conspiración en la que grandes agencias están pendientes de lo que él haga o deje de hacer. Otros crean enemigos y se unen a causas donde él es bueno y los otros son malos. Hay muchos que no superaron las series de policías y ladrones y se dedicaron a la vida delictiva. Otros creen que dios les pide ciertos sacrificios y dedican su vida a la pobreza o al servicio. Todos tenemos nuestras propias manías que operan en nuestra mente con un buen nivel de autoengaño, pensando que se hace lo correcto, y que el mal, que los conflictos, vienen de afuera, y no de nosotros.

5. Manipulación de las personas con poder para satisfacer sus propios intereses.

Es importante tener en cuenta que las personas que llegan al poder, son también personas, y sé que la aclaración es tonta, pero hay que hacerla. Hay muchos que piensan que quienes llegan al poder son una especie de semidioses, que no se equivocan, que no dicen mentiras, que nos les da pereza, que no tienen intereses personales. Este error de percepción hace que muchos fanáticos eleven a la categoría de semidioses a ciertos líderes y que a otros los ubiquen en el nivel del mismo demonio. Nada más equivocado, dichas personas son seres humanos como cualquier otro.

No porque alguien sea igual de acomplejado y lleno de intereses personales, de autoengaños igual que nosotros, no quiere decir que no sea peligroso. De hecho es tan peligroso como cualquiera de nosotros con mucho poder. El poder es difícil de manejar porque no tenemos dominio de nuestra personalidad. Si no somos capaces de manejar una cosa tan sencilla como el dinero, para no meternos en deudas, mucho menos manejar un poder que tiene la capacidad de alimentar las más depravadas emociones ocultas e intereses personales.

Muchos toman el poder, y manipulan a cientos de personas para cumplir sus propios deseos de fama, y por supuesto tener acceso a las mieles que da el poder. Además como tener a las masas contentas no es fácil, entonces no hay más remedio que manipularlas. Inflando sus deseos, haciendo promesas, mentirles acerca de la realidad. Eso se hace a todo momento en todo lugar, y mucho más en lugares donde se maneja mucho poder.

5 formas de superar las filosofías del autoengaño.

1. Tenga un norte, una referencia superior.

Todo en la vida es evolución, progreso y mejoría. Todo en la naturaleza está hecho para mejorar. Las especies evolucionan hacia un nuevo estado. En la sociedad se crean nuevas tecnologías para lograr mayores niveles de bienestar y velocidad en las cosas. Del mismo modo debería ser nuestra vida.

Debemos establecer como norte, lograr mayores niveles de bienestar, de fuerza, de rapidez, de talento, de virtud. No se conforme con lo que es, siempre busque ser mejor. Establezca metas que lo superen en fuerza. Y al lograrlas usted será alguien diferente, alguien mejor.

2. Fortalecer la propia individualidad.

Luche por apartarse de filosofías que te quitan fuerza e individualidad, busque las filosofías que te hacen fuerte a ti mismo. Lea temas que reafirman tu confianza, que te impulsan a ser más fuerte y a encargarte de tu propia vida.

No es bueno entregar tu fuerza a instituciones, entidades, personas externas. Cuando asignas el mal a personas y entidades externas, ellas toman fuerza y tú te debilitas. Esos pensamientos que parten de ti hacia ellos les dan poder. Que el poder permanezca a tu lado, y que tus propios pensamientos te alimenten a ti mismo.

3. Mantenga conectado, para no perder sentido de la realidad.

No se aislé dentro de su propia individualidad, no se ponga por encima, ni por debajo de lo que le rodea, simplemente acepte el conjunto, y el conjunto lo aceptará, lo protegerá, y no le hará daño. Cuando una persona afianza mucho su individualidad entonces puede perderse en su propia arrogancia, y lo que le rodea se vuelve el enemigo, la competencia, los inferiores o los superiores.

Tampoco se desconecte del universo, de las energías, de Dios. Existe una inteligencia superior, que debemos aceptar que quizás nuestra capacidad de interpretación no pueda entender. Aceptar que hay algo desconocido y superior es aceptar que hay límites, que hay niveles, y estas fuerzas nos puedes ayudar cuando ciertas circunstancias superan nuestros límites humanos.

4. Busque la verdad aunque duela.

No hay nada más doloroso que la verdad y por eso muchas veces el autoengaño. Aceptar que somos débiles, que cometemos errores, que estamos equivocados, es aceptar un punto de partida desde el que se empieza para llegar al otro extremo, donde está la fortaleza, la verdad.

Tampoco hay que dar todo por sentado, acepte que tiene límites, que hay cosas que no es capaz de comprender, o para los que no está preparado. Acepte el autoengaño mientras este lo proteja de dolorosas verdades que no es capaz de soportar, y cuando se sienta fuerte, avance.

5. Mida las cosas por sus resultados.

Solo la realidad, los hechos, los resultados, son la verdad. Usted tiene que apartar esa brecha que hay entre lo que usted cree y lo que es, entre las cosas que se imagina y lo que es real. Usted se puede creer muy listo; pero su vida es un desastre, entonces no lo es. Usted se puede creer muy fuerte, pero cualquier cosa lo lastima, lo doblega, lo manipula, entonces no lo es. Mida las filosofías por la capacidad que tengan para usted lograr unos resultados.

Mire su vida, mire como se lleva con los demás, mire el nivel de éxito real que ha conseguido, mire hasta donde ha avanzado, mire los problemas reales que tiene en estos momentos en su vida. Compare con ese norte que usted ha establecido. Cuando usted reconoce su realidad, deja de comportarse como un niño y emprende manos a la obra, porque sabe que tiene mucho por trabajar.

Foto vía: Kim Seng