26 octubre 2014

Una fórmula para lograr el éxito personal, más realista.


Libros de éxito y formulas aparecen cada día; pero no se sabe de alguien que se haya leído un libro de éxito, y haya dicho: "listo, ya la tengo, lo haré y seré exitoso". El tema del éxito, se ha convertido en una cantidad de teorías muy bonitas, libros muy gruesos que dicen muchas cosas; y de tanta cosa que dicen no son concretos y es muy difícil de aplicar.

El propósito de este artículo es mostrar la raíz misma del éxito, siendo concreto y además de que al terminar de leer el artículo nos pongamos manos a la obra.

1. Enfoque Mental

El éxito son unos logros a nivel profesional (poder), porque es lo que consume más de la mitad de tu tiempo, a nivel de tu salud (bienestar), porque ya sabes; debes vivir bien, y a nivel de relaciones (felicidad); porque nuestros instintos nos impulsan a tener pareja con el que pasaremos el resto de la vida y tendremos hijos. De ahí para adelante pueden ser muchas cosas, pero esto es lo básico.  

Las metas deben ser realistas en base a nuestros talentos, deseos y oportunidades. El método para triunfar en la vida es pensar y desarrollar ideas que nos lleven al éxito y no al contrario, es decir disfrutar y luego desarrollar ideas. Una vez usted tenga el éxito, puede hacer lo que le venga en gana. Nos entusiasmamos en una serie de proyectos que no terminamos de realizar, y la vida y la juventud se acaban muy rápido como para estar ensayando. Antes de hacer algo debemos estar nítidos, con la seguridad de que una vez que empezamos no hay vuelta atrás y lo vamos a finalizar.  

ACTIVIDAD

- Es importante que usted defina esa meta básica que quiere lograr. 
- Qué actividad diaria lo va a llevar a ella, que actos construirán esas metas. 
- La mayoría de las veces actuamos de manera inconsciente, y su usted no define lo que va a hacer en el día, terminará haciendo cosas que hace de manera automática, lo cual le lleva a que el vicio y la pereza se apodere de usted, se estará interrumpiendo y posponiendo las cosas. 
Usted debe decirle a su mente al levantarse exactamente qué es lo que va a hacer, a qué horas, en qué lugar, para que su mente lo haga y lo que hace de manera inconsciente no lo domine.

2. El poder del hacer lo es todo.

La capacidad de hacer lo es todo, si no haces nada no sucede nada. La pereza, el perder tiempo y la mala disposición de hacer las cosas te destruyen. Porque si toda la vida te la pasas haciendo cosas y las haces de mala gana, o no obtienes nada de ello; entonces que bueno puede resultar de ahí, porque son tus actos los que definen tu vida. La vida es movimiento, la quietud es muerte, tu vida se define en la medida que eres capaz de moverte de una manera inteligente.

Hagamos las acciones, que nos lleven a los resultados deseados en la medida de nuestra capacidad. La razón por la que fracasamos en la vida es porque nos llenamos de una cantidad de cosas que no somos capaces de resolver. Aprenda a soltarse, a desapegarse de tanta cosa que le hace su vida pesada, que lo que no sirve a tus propósitos,  no te estorbe ni te quite tiempo. Cuando estas liviano, cuando asumes las cosas por las que si puedes responder, la vida es fácil.

ACTIVIDAD

- Al principio nuestra voluntad es muy débil y por eso debemos de empezar muy suave, lo más importante es hacerlo a diario, por favor una vez empieces, no te interrumpas antes de que se convierta en hábito, y ya no tengas la necesidad de esforzarte. 
- Empieza por hacer una sola actividad sencilla en un corto espacio de tiempo. Si usted se reconoce a sí mismo como alguien con poca voluntad. Entonces empiece con 5 minutos diarios por una semana, si lo logra aumente a 10 minutos, y si no lo logra disminuya a un minuto o incluso 10 segundos. De tal manera que te asegures que estarás diariamente en el lugar y hora haciendo lo que debes de hacer. Si no eres capaz de hacer 10 segundos diarios; entonces renuncia y vive como siempre has vivido.

3. Potencial mental a favor.

Uno de nuestros principales problemas es la fantasía, pensamos en una cantidad de cosas, y nos olvidamos de solucionar lo básico, que es la base de nuestra felicidad. Somos lo que pensamos y si solo pensamos tonterías y fantasías; en vez de pensar cómo solucionar nuestra vida; entonces ya te imaginarás como puede ser nuestra vida. Nuestra mente tiene un gran potencial y ese potencial debemos de usarlo a nuestro favor. La mayoría de las veces nuestra mente actúa como un enemigo, diciéndonos que no lo podemos hacer, pensando en chismes, en tristezas, en pesimismo, en obstáculos  y una mente concentrada en ello, no puede generar buenas ideas que den solución a nuestra vida. No dejemos que nuestra mente programada negativamente nos domine y nos haga hacer cosas que no queremos. 

La mayoría de nuestros actos son inconscientes, programaciones de la cultura y cosas aprendida de niños. Debemos definir conscientemente lo que realmente nos beneficia a nosotros en particular sin importar el qué dirán. Si los demás tuvieran razón, serían ellos exitosos; pero no lo son. La cultura y la gente está llena de paradigmas errados y por eso no puedes dejar que nadie te diga como pensar, tus mismos debes de encontrar tu propia verdad, y tu verdad es solucionar tu vida. De eso ya hablamos en nuestro artículo: "El cerebro no busca la verdad, sino sobrevivir, y deberíamos hacer lo mismo".

ACTIVIDAD

- Debemos empezar a leer libros positivos y también de psicología. Esto gradualmente va cambiando el pensamiento inconsciente, de tal manera que nuestra forma de ver el mundo será mejor. Nuestra salud mental solo mejora con buenos libros de psicología. Por supuesto hay mucho libro que solo te confundirán, y te harán cometer errores, y deberás tener mucho sentido común y práctico. No olvides tu meta, y que debes de lograrlo con tus propias fuerzas. Nade de soluciones mágicas, en manos de terceros, y  facilistas. Todo eso siempre sale muy caro.
- Debemos separar espacios, ojala en la noche antes de dormir para programar nuestra mente, repetirnos unas  frases positivas que queremos en nuestra conducta, no muchas si no algo especifico que queremos lograr.  Por ejemplo: "Aprovecho mi tiempo, soy eficiente". 
- Aprende a visualizar, fijar en tu mente nítidamente lo que quieres ser o hacer. Tu mente debe quedar sugestionada de tal modo, que luego eso lo hará de manera inconsciente. Si eres capaz de vivir y sentir eso que te repites e imaginas; entonces más hondo se graba en tu mente.

4. Aprende a relajarte.

Todo el día vivimos en automático, acelerados, completamente absorbidos por el ritmo de vida normal. Este ritmo de vida tradicional nos llena de estrés de ansiedad, lo cual hace que necesitemos altas dosis de diversión. De este modo cuando sales del trabajo solo estas pensando en descansar y divertirte, porque estas completamente quemado por el día tan duro que tuviste. Por otra parte vivir acelerado te vuelve más automático, y tú tendrás poco control sobre tus acciones.

Tienes que calmarte amigo, nada de andar como un loco, quien vive desesperado esta en las últimas, mientras que el sereno, a ese todavía le queda mucho oxigeno. En quien confías más, ¿En aquel que parece que perdió el control, o en aquel que se ve sereno, lleno de confianza y como si todo lo tuviera bajo control?. Es importante que te calmes, si estas ansioso o acelerado es preferible dedicar 1 hora a relajarse, que no actuar precipitadamente. Es mejor una acción bien hecha, que no una acción que luego tendrás que pasar parte de tu vida solucionando. 

ACTIVIDAD

- En la hora del almuerzo si puedes tomarte una pequeña siesta es mejor. 
- Trabaja duro 3 horas que es lo que básicamente el cerebro es capaz de mantener enfocado, y luego descansa por el minutos con una actividad diferente.
- Cuando en tu trabajo te estés llenando de ansiedad, te estés desesperando, entonces detente, ve a la cocina toma un poco de agua, respira profundo, programa tu mente hacia el éxito, piensa que no te puedes dejar absorber por la situación. Retoma el control de tu personalidad. Si aprendes a hacer este, cada día serás más auto controlado y consciente.

Reglas 1: Transformar tu mente, es lo primero y último que debes de hacer.

Lo primero que debes de hacer en la mañana es programarte. No te demoras nada y lo puedes hacer incluso en la cama, no pongas un pie en el piso sin antes tener claro que vas a hacer en el día. Cada día verás tu capacidad de hacer las cosas diarias según las has programado en la mañana, esto es una rutina para el éxito, que evita que las cosas se salgan de control.

En la noche no puedes cerrar los ojos sin antes haber sugestionado tu mente. Puedes hacerlo acostado, mientras te coge el sueño. Toda esa información e imágenes tu subconsciente lo asume y trabajará toda la noche en ello, para luego formar parte en las decisiones inconscientes.

Regla 2: Repite una y otra vez las reglas.

La razón por la que no hacemos las cosas es porque se nos olvida, nuestra mente actúa de manera inconsciente y hace las cosas que está acostumbrada a hacer. Las nuevas conductas debemos convertirlas en hábitos para que nuestra mente las haga de manera automática.

No es fácil crear una conducta; pero si es fácil crear una forma de pensar. Si usted lee estas recomendaciones a diario antes de irse a trabajar, en un mes lo sabrá de memoria, y al saberlo de memoria ya será capaz de influenciar sus decisiones. Se acordará que en la mañana debe de programar su día, y en la noche debe de sugestionarse en su meta, y sentirá la prensión de hacerlo.

Regla 3: No interrumpir y no terminar un día sin cumplir la tarea. 

Imagina que estas nadando en el mar porque tu embarcación se ha hundido. Debes de nadar sin cesar hasta llegar a la orilla, si en algún momento te detienes te ahogas. Lo mismo pasa con tus metas, en el momento que interrumpes tu proyecto muere. Tus malos hábitos subconscientes, tus formas de pensar erradas lucharán por seguir vivos, y ahogarán tu proyecto. Siempre aparecerá algo para hacer, un motivo para aplazar, y no es más que tu subconsciente buscando la mejor manera de no hacerlo.

No dejes por ningún motivo sin hacer la actividad que tiene que ver con tu propósito. Así sea que de una hora diaria que estas acostumbrado a hacer esa tarea, pases a hacer 5 minutos, es mejor 5 minutos que te acerquen a tu meta, que no correr el riesgo de no terminarlo de hacer. Cumple la meta semanal, y el fin de semana descansa. Al final, cuando termines el día, duermas con una sonrisa en la cara porque ese día no se perdió.

Regla 4: Sueña despierto y ten confianza en ello, sin fantasías.

Una cosa es pensar tonterías, y otra es utilizar el potencial de tu mente para crear tu realidad. Entre más piensas en algo, mayores conexiones neuronales se hacen, más presente lo tendrás en tu mente, y más influenciara la forma de actuar.  Piensa en el futuro, en los lugares en los que vas a estar, las personas con las que te vas a relacionar, las cosas que vas a comprar, la forma en que te vas a ver, y que esté relacionado con tus objetivos. Aprovecha todo tiempo ocioso para pensar en ello. 

No tengas ni una sola duda, ten fe de que se va a realizar, ten confianza en tus propias fuerzas, de que si lo puedes lograr. De este modo tu mente afloja toda su capacidad a tu favor y no se convierte en algo que lo pueda obstaculizar. Piensa de ti lo mejor, piensa que eres inteligente y que debes de actuar con inteligencia, piensa que tienes poder y que dominas la situación.

Regla 5: Desarrolla toda tu potencialidad.

Hasta ahora hemos visto unas claves con las que cualquier persona puede salir adelante, y tener una mejor vida. No requiere mayor esfuerzo. Pero si quieres tener verdadero éxito, debes de ser una persona extraordinaria. La cima este llena de personas con talento, más inteligentes, más fuertes, más rápidas. No es un lugar para personas perezosas y comunes.  Si eres ambicioso y quieres de verdad estar en la cima, debes dejar de hacer cosas comunes. Si has tenido éxito en pequeños propósitos, estarás listo para hacerlo a lo grande. Es obligación de cada persona, desarrollar toda su potencialidad, eso es un impulso evolutivo de todo ser que existe. 

Para estar en la cima requiere verdadero esfuerzo, sacrificios, disciplina, inteligencia, capacidad, o tener alguna de estas cualidades muy definidas. La gente se esfuerza a diario, así que no es nada del otro mundo, solo que todos se esfuerzan de manera inconsciente, sin propósito  y por la presión de alguien más.  Mientras que tu te esforzarás de manera consciente, con un propósito, y todo esfuerzo te beneficiará a ti, y no a nadie más. Debes de ser consciente que deberás abandonar muchas cosas por un tiempo, porque mientras algunos duermen, otros entrenan, otros se esfuerzan y dedican todo su tiempo a lograr algo. Esfuércese, de lo mejor de sí, luche por hacer lo mejor. Aproveche toda oportunidad para hacerlo con la mejor calidad, lo más rápido, de una manera más inteligente, más precisa, más durable. Y que toda situación de la que salgas, salgas con más poder.

Conclusión.

Ya sabes lo que tienes que hacer, debes definir un logro, y luego las actividades diarias de acuerdo a tu capacidad, que te llevarán a ese logro. En la mañana antes de levantarte, definir lo que harás en el día, y en la noche antes de dormir sugestionarte con lo que quieres ser o tener. Repite una y otra vez las reglas aquí descritas hasta grabarlo en tu memoria y no termines un día sin hacer lo que debes de hacer. Una vez logras tus metas básicas, entonces estarás preparada para mirar hacia la cima del éxito.

Te recomiendo mi próximo artículo, sobre la guía definitiva para abandonar un vicio, que es algo que merma mucho nuestras fuerzas, así que sígueme en redes sociales o correo para leerlo.

Foto vía: Panduadnyana

22 octubre 2014

Somos buenos por naturaleza.

Nosotros como individuos somos en gran parte el resultado de la cultura en la que hemos nacido. Además de eso un buen sujeto puede ser transformado completamente debido a ciertos factores sociales. El propósito de este artículo es mostrar cuales factores influyen inconscientemente en el individuo. 

La naturaleza evolutiva del ser humano.

Como seres vivos, el ser humano nace con ciertos impulsos naturales que le llevan a buscar ser mejor. Esta necesidad de ser mejor es un instinto que lleva a las especies a dar el siguiente paso en una próxima generación. Por otra parte los animales tienen un fuerte sentido de grupo y de familia.
Dentro de un ambiente, las especies buscan adaptarse de la mejor manera y sacar el mejor provecho de lo que les rodea. Buscan ser más rápidos, más inteligente, y más fuertes dentro de su entorno, para así poder sobrevivir, y pasar todo lo aprendido a través de los genes a sus descendientes. En el ser humano este impulso de ser mejor no esté presente en muchos.

El ser humano nace con los impulso natural de vivir y cuidar la vida del grupo; pero en algún momento esto cambia, y por eso de entre todas las especies animales, es la pocos animales que bajo ciertas circunstancias renuncia a proteger a su cría, a ese impulso de vivir, y quita la vida a otros de su mismo grupo.

Los instintos en los animales son muy fuertes y eso les protege.

En los animales solo hay instinto, es decir que no pueden evitar ser como son por naturaleza. Un instinto le obliga a comportarse de cierta manera. Por ejemplo nuestro instinto sexual nos obliga a buscar pareja. Los animales al no tener un complejo pensamiento es guiado por unos cuantos instintos.
El ser humano puede pensar, y a partir de unas reflexiones toma unas decisiones, que pueden ir en contra de sus instintos. Esas reflexiones son a partir de lo aprendido en sus circunstancias particulares, o de pensamientos infundados por la cultura.

El ser humano está empezando a experimentar el pensar. Siendo el pensamiento lógico tan nuevo en la naturaleza; entonces pueden suceder toda clase de errores de los cuales aprendemos, y que el aprendizaje es pasado a nuestros descendientes.

No hay libros donde está la guía definitiva de cómo deben ser los parámetros del pensamiento, no hay unas maneras correctas de pensar y actuar, y por eso la mayoría de los pensamientos son errados. Ilustro esto hablando de temas como el reciclaje, la discriminación racial, la esclavitud, el derecho de los animales. Que aunque son de lógica, para muchos son un tema desconocido.

Factores que cambian los impulsos naturales.

Hay entonces unas fuerzas subconscientes que llevan al individuo en una dirección diferente a sus instintos y a tomar decisiones erradas.

1. La fuerza de la costumbre.

El lugar en que nacimos determina en su mayoría nuestro comportamiento. La fuerza de la costumbre en una cultura, de eso que se acostumbraron a hacer día a día, es una fuerza que nos obliga a hacer lo mismo.

Es muy difícil escapar a la fuerza de gravedad del pequeño mundo de problemas y conflictos en el que nacimos. Imaginemos un campesino, que quiere estudiar y trabajar en una oficina; pero como su familia no tiene dinero para el estudio y tampoco creen que eso signifique gran cambio, más bien lo obligan a trabajar en el campo. Los buenos deseos de superación, son ahogadas.

Los costumbres de una sociedad no son más que las adaptaciones a las ideas de alguien, por más incoherentes que sean. El cerebro ve como normal algo que todo el mundo hace y que se acostumbro a hacer. Además es muy difícil cuestionar cosas que uno hace de manera inconsciente.

2. La presión del grupo.

La presión de las masas es muy fuerte. Pocos son los que se atreven a tener una conducta diferente al de las mayorías. Incluso no tiene que ser la sociedad, si no un grupo familiar o de amigos desadaptados y equivocados.

Los seres humanos somos muy influenciables, hacemos según hace la mayoría. Y es que enfrentarse a cosas como la impopularidad, los comentarios de la gente, las burlas, y todo de manera constante, es algo que nos produce dolor, y por naturaleza lo evitamos. Así que el remedio es complacer a los demás.

La adaptación a nuestro entorno es una ley natural para sobrevivir. De esto modo para lograr una convivencia en entornos sociales, debemos de hacer cosas con las que en un principio no estamos de acuerdo.

3. La fuerza de las creencias.

Un ser humano es un cumulo de vacíos, de necesidades psicológicas que debe de llenar. Por ejemplo la inseguridad, la incertidumbre, se busca llenar con grandes dosis de poder. El ser humano busca algo que le brinde satisfacer esa necesidad y generalmente lo encuentra en las creencias.

Las creencias es la fuerza más increíble que hay. Usted puede ser un hombre tranquilo que dedica su tiempo libre a ver televisión, y de un momento a otro verse prendiéndoles fuego a otras personas por una creencia. Un buen ejemplo es el caso de las torres gemelas en donde un individuo arrastro un avión para matarse a él y a cientos de personas.

Entre más extremas son las situaciones en las que nacemos, más extremas pueden ser las creencias a las que se aferran, después de todo para crear una nueva creencia solo basta con imaginar, y mucho imaginan toda clase de abominaciones, y no faltará gente que crea en ello. A más gente, más presión.

4. Una tonta decisión.

Nadie es el culmen de la sabiduría y por eso nadie esta exento de cometer un tonto error, y  resulta que ese tonto error le puede causar unas desastrosas consecuencias que le hunden.
Una llamada por el celular, usted contesta, no mira la vía, y una niña que cruzaba la calle de prisa. Usted entra a la cárcel por homicidio involuntario. En la cárcel alguien se enamora de usted, le hace la vida imposible, le hace despertar de los peores instintos en usted, y a usted le aumentan la condena. Cuantos no estaremos en cárceles que no necesariamente tiene barrotes, por unas decisiones tontas. 

Nadie está exento de decir una tonta palabra en el momento menos adecuado, tomar una decisión que le hace perder el dinero, y los mecanismos sociales están creados para castigar los errores y no para servir de apoyo para las soluciones. Esto genera en la gente un impulso a no cometer errores, y al huir de ello terminan cometiendo más errores.

Como vencer la fuerza de los condicionamientos sociales.

Una persona puede vencer dichos condicionamientos y lograr plasmar su creatividad.

1. Aislamiento de ciertos factores.

Si la fuerza de la sociedad es tan fuerte, y nosotros queremos cultivar nuestras propias ideas. Entonces debemos de alejarnos, y más bien cultivar todo en soledad. No se progresa en lugares con gente contraria a nuestras ideas.

Una vez logrado ciertas metas, debemos aprender a compartir, ya que si nos aislamos del todo, perdemos el sentido de la realidad. Las personas que piensan contrario a nosotros, están para hacernos ver las cosas desde otros ángulos y darle una explicación más completa a la manera que vemos el mundo.

2. Complemente con ideas contrarias a la suya. 

No podemos dejarnos involucrar por creencias de extraños, y mucho menos entregar nuestra vida a ello.

Cuando siente el entusiasmo por una idea de alguien, casi que siente que lo absorbe; entonces trate de leer el punto de vista contrario. De este manera pierde fanatismo, y le puede salvar de hacer cosas extrañas.

3. Tenga confianza y fe en el propósito.

La confianza en sí mismo es despertar todos sus poderes ocultos, su creatividad. Es dar vía libre a toda nuestra capacidad. Del mismo modo la fe es la confianza hacia algo externo, es darle vía libre a que toda fuerza externa nos ayude, mientras que la falta de fe, es obstaculizar esa fuerza.

Establezca una meta y un objetivo en el cual va a basar toda su actividad. Tenga confianza plana es sus capacidades, y tenga fe en los factores externos que pudieran ayudar.

Cuando usted se lance a una labor, es mejor que se lanza con toda confianza y fe, ya que si no, es mejor entonces que no lo haga, ya usted ha creado ciertos obstáculos.

4. Paciencia, la más descuidada de las virtudes.

Listo has cometido un error, y debes de lidiar con todas las consecuencias, debes de limpiar tu propia mierda. A nadie le gusta; pero debe de hacerse. El encargarnos de nuestros errores, es un largo camino, en el que hacemos cosas que no nos gusta, mientras nos aguantamos de hacer lo que nos gusta.

Es un gran problema en nuestra sociedad la desesperación, la impaciencia, todo lo queremos para ya mismo. Pero forma parte de la vida, hacer cosas que no nos gusta y hacer otra que si nos gusta. Forma parte de la vida, hacer de las dos cosas.

Las dos especies de personas y nuestra intolerancia natural.



En este vídeo con ese corto cuento de la rata y la ardilla, nos sirve para reflexionar, que una persona bajo ciertas circunstancias puede ser una rata. Una persona con oportunidades puede ser la ardilla del cuento, mientras que una persona sin oportunidades puede convertirse en una autentica rata.

Todos somos de la misma naturaleza, pero los lugares en que vivimos, lo que vestimos y comemos, nos hace ser una forma u otra. Estamos acostumbrados a juzgar a las personas duramente por lo que dicen o por lo que hacen, y quizás no tuvieron tanta suerte como lo pudimos haber tenido, y quizás en las mismas condiciones actuaríamos igual.

De vemos de replantear esa forma de juzgar a los demás, deberíamos brindar espacios para ayudar de alguna manera a quienes han cometido errores y no convertir todo en un castigo. Por un error alguien perdió una pierna y por castigo otro perdió una mano. Ahora donde había dos recursos humanos que podían ayudar, no quedo ninguno, y quizás con nuestra ayuda y junto al que hizo perder la pierna, se pudiera encontrar la solución para quien cayó en desgracia.

Conclusión.

El hecho de que estemos bien, no quita que por diversos factores externos o internos, en algún momento entremos en situaciones adversas y lejos de ser castigados esperamos una oportunidad para solucionarlo. También es importante ser pacientes y encargarnos de corregir nuestros errores con toda la fe y confianza que se pueda.


También te va a gustar: “Segundas oportunidades, cuandose pueden y no se pueden dar”. Si te gusto; entonces comparte y disfruta de los nuevos contenidos siguiéndonos en redes sociales.

19 octubre 2014

La importancia de hacerse respetar y mantener el orgullo.

hacerse respetar - mantener orgullo

El ser humano en si posee un sentido de propia valía, de dignidad, con el cual se mueve en el mundo. Este sentimiento hace que el ser humano se conserve a si mismo dentro de unos estándares que bien manejados el ayudan a crecer, y que descuidados le hacer caer muy bajo.

Este sentido es muy descuidado y mal interpretado, y de cómo nos está afectando esto en la vida diaria es de lo que hablaremos hoy. 

Porque el cerebro empieza a aceptar las injusticias y la falta de diginidad.

Por naturaleza somos resistentes al cambio, a aceptar cosas en nuestra vida. Por ejemplo si usted es una persona que le da pesar los animales, usted no sería capaz de matar un caballo para comérselo. Pero en algún momento se ve obligado; entonces mata al animal y luego lo podrá seguir haciendo de manera normal. El cerebro genera unas resistencias; pero una vez hecho lo ve normal y deja de ponerle cuidado.

Lo mismo pasa con nosotros, hay cosas que culturalmente son aceptadas, que hacemos a diario, o en algún momento tuvimos que ceder, y ahora lo vemos completamente normal. Respecto a nuestro sentido de valía, al principio lo tratamos de conservar; pero luego con el tiempo vemos normal el abuso, el ser un arrastrado, y ya la mente pasa a ocuparse de otras cosas.

Por otra parte los cambios en la personalidad no son algo que se hacen de un día para otro, si no que es algo gradual e imperceptible. Respecto a la dignidad, el orgullo y el respecto, se pierde de una manera muy sutil y luego con los años ya no nos queda nada de ello. 

Cuando el orgullo y la vanidad no son tan malos.

A muchos no le importa ser el centro de las burlas, se acostumbran a las injusticias, a ser un perdedor, y con el tiempo el cerebro acepta esto como normal.

Hay un impulso natural que alimenta el orgullo. A todos nos gusta el poder, a una mujer le gusta ser llamativa y ser el centro de las miradas, a los hombres le gusta ser líderes. Este impulso inconsciente que sienten muchas personas es una fuerza motriz que lleva a las personas a esforzarse.

Las ganas de  brillar no es un sentimiento malo. Está mal visto que una persona sea vanidosa y  orgullosa; pero dichos sentimiento manejados en una dosis normal, ayudan al ser humano a satisfacer ciertos instintos naturales que nos ayudan a mejorar como especie. Cosas como oler bien, arreglarse por las mañanas, comprarse un bonito vestido y lavarlo, peinarse, ir al gimnasio, ser un empleado modelo, tener unos dientes limpios y blancos, se deben gracias a un poco de orgullo bien manejado.

¿Porque la pobreza y el perder el respeto se acepto culturalmente?

Jesús dijo muchas cosas, algunas de verdad muy sabías, por ejemplo: "el que esté libre de pecado que tire la primera piedra". Pero no sabemos hasta qué punto todo lo dijo él. Siendo un hombre de gran influencia, su imagen pudo haber sido manipulada por el imperio romano para dominar a las masas. Eso de que si alguien se lleva tu capa, dale la camisa, pon la otra mejilla, ser humilde, ser sumiso, indefenso, es una parte de la doctrina con el cual se puede esclavizar fácilmente a otros. Hay a quienes no les importa quitarle todo a alguien que se gano todo con esfuerzo, y si no se defiende, pues mejor.

La humildad fue una de las virtudes más exaltadas por la fe cristiana. Este mundo era temporal y no teníamos que preocuparnos por lo material. La vanidad, el orgullo, el ostentar cosas, el pretender ser mejor, el buscar una vida de lujos, era sumamente depreciado y este sentimiento ha sido alimentado durante cientos de años. Muchos hacía de su vida una muestra de escases, de descuido y era algo que de verdad se sentían orgullosos.

Hacer de la miseria, de lo grotesco algo de lo cual le hace sentir mejor que otros. Más espiritual. Ser espiritual se redefinió como una persona pobre, sin ambiciones, sin orgullo, indefenso. Este tipo de filosofía le sentó muy bien a muchos, ya que después de todo, para ser pobre, indefenso y lucir mal, no hay que hacer esfuerzo. 

Las ganas de ser mejor, como motivación.

De niños estamos llenos de sueños, y unos malos ratos nos acostumbraron a agachar la cabeza. Debemos luchar contra esa fuerza de gravedad que nos obliga a agacharnos, a aceptar los acontecimientos, a aceptar nuestros condicionamientos. Alcemos la cabeza, miremos al futuro y luchemos por conseguir nuestros sueños.

Miremos un producto cualesquiera, este tiene un control de calidad, una presentación, una durabilidad, unos ingredientes de alto estándar. Nosotros en la vida somos un producto de la naturaleza, y debemos asumir unos estándares de calidad, en la que no aceptamos que algo nos rebaje. Somos de calidad, luchamos por mantenerla o lograrla.

El éxito no es fácil, todos tienen metas; pero el hecho de que sea difícil no quiere decir que nos rindamos. No renunciemos a disfrutar las mieles del triunfo. No tenemos que ser los mejores en todo, el querer abarcar muchas cosas y quererlo para ya mismo, es un obstáculo. Miremos un cantante, no es el mejor en todo, pero uno solo de sus talentos le llena de brillo, no lo logro de inmediato; pero años de constancia le dieron éxito. Hay que buscar un sueño, una motivación y luchar por ella. 

Hacerse respetar

Que decir sobre el respeto. No dejes que nadie juegue contigo, te manipule, te humille y se burle de ti. Nadie es más que otro, y obviamente no puedes quedar por debajo de otro. Hacerse respetar, no es sinónimo de buscar problemas. A nadie le gusta la gente problemática. Debemos aprender a hacer valer los derechos sin rebajarnos. Utilizando la inteligencia como medio, y en el momento oportuno. 

Si son injustos con nosotros y nos dejamos, entonces estamos haciendo valer la injusticia. Debemos ser justos, empezando por hacer valer la justicia en nosotros mismos, no solamente para con los demás. Debemos utilizar los mecanismos sociales para defendernos. No tienes porque dejarte tratar mal, si alguien te puso un sobrenombre feo, advierte a dicha persona que no lo vas a admitir. Si alguien te debe un dinero, has que te devuelva lo tuyo. Eso es ser justo. Pero no te pases de paranoico, ni de maniatico, ni tampoco reacciones de una manera desmedida. Reacciona en la justa manera y por eso siempre es mejor hacerlo despues de llegar a un estado de calma, analizar la situación, mirar si antes hemos hecho lo mismo con alguien.

Hacer daño a otro, destruirle la fama, quitarle el esfuerzo de años es muy fácil. Volver a construir esto cuando se pierde es muy difícil, puede llevar años, y por eso muchas personas para evitar esfuerzos, dejan pasar esto por alto, y este es un mecanismo que usan los aprovechados, porque la gente prefiere perder cosas, que luchar por lo suyo. Debemos medir hasta que punto debemos luchar por mantener un respeto, así sea que en dicho esfuerzo se pierdan muchas cosas. La dignidad en el ser humano es importante, pero a veces hay que tragarse el orgullo por un bien mayor, por la tranquilidad, y porque no queremos perder un logro. 

A veces la gente comete injusticias porque no sabe que las están cometiendo. El aguantarnos no nos ayuda, ni ayuda al otro. Hay quienes son necios y se aprovechan de quienes se dejan, al necio hay que ponerlo en su lugar, y hacerle caer en cuenta de su necedad. Por supuesto todo hecho con mucha inteligencia y altura.  Tambien hay que pensar hasta que punto alguien cometio un tonto error, y que le puede pasar a cualquiera. Todos cometemos errores y debemos dar el mismo trato que esperamos para con nosotros. 

Conclusión.

Tan mal visto que es el orgullo, tan normal que es dejar pasar el irrespeto y las injusticias; pero un ser digno lucha por mantener su estado de dignidad. No se trata de ser un problemático y arrogante, si no aprovechar esta fuerza a favor, con inteligencia y talento.

También te va a gustar leer: "Como surge en nosotros la arrogancia". Si te gusto el artículo; entonces comparte y disfruta lo nuevo siguiéndonos en redes sociales.

Foto vía: alicepopkorn

13 octubre 2014

El cerebro no busca la verdad si no sobrevivir, y deberíamos hacer lo mismo.











"El cerebro puede editar y censurar selectivamente la verdad para construir una realidad más amable y dulce" Cordelia Fine

Recientemente mirando el programa redes de Eduardo Punset hablaba de que "nuestro cerebro trata de convencerse siempre de la opción más cómoda, de la que concuerda mejor con su propia realidad. Por eso memoria e inconsciente se encargan de ajustar lo que no encaja, de cambiar lo que no gusta, de eliminar lo que duele y de ensalzar lo que agrada". A lo que podría anotar dos cosas, lo primero es que el cerebro es un mecanismo fruto de la evolución de millones de años, es lo mejor que hay, y por otra parte esta la gran pregunta de ¿qué es la verdad?

En el artículo de hoy veremos lo supremamente difícil que es para cualquiera acercarse a algo que se puede definir como verdad, no solo por los propios condicionamientos del cerebro, si no por todos los paradigmas sociales. Por otra parte siendo el cerebro el mejor fruto de la evolución, debemos de hacerle caso; por el momento. 

Los condicionamientos del cerebro que impiden ver la verdad. 

Entendamos que en el cerebro la parte lógica y consciente es un descubrimiento muy reciente, y que la parte instintiva y emocional viene de cientos de años de evolución animal, y que por tanto esta parte emocional nos domina. El miedo, el deseo, la euforia, la ira, la pereza, y toda una cantidad de emociones tienen mayor peso a la hora de tomar una decisión, que lo que pueda tener la mayor de las lógicas.

Cuando alguien nos ofende, se burla de nosotros y nuestros seres queridos, cuando nos lastima, nos llenamos de un sentimiento de desprecio, de odio, y bajo dichos sentimientos es para usted difícil decir: "Este tipo lo odio con todas las fuerzas de mi alma; pero aun así tengo que reconocer que tiene sus razones, además es una persona inteligente y puede aportar bastante". Nadie hace eso, nuestras emociones no nos permite ver la realidad como es.

El cerebro no puede tomar decisiones en base a lo que no conoce, y al no ser capaz de conocerlo todo, no le queda más remedio que tomar decisiones y clasificar lo que le rodea en base a unos cuantos conocimientos que haya podido adquirir a lo largo de su corta y parcial vida. Cabe anotar que el cerebro no tiene acceso a todo el conocimiento aprendido, si no que accede al de más impacto emocional, y a lo más reciente. Condicionando mucho más la percepción y las conclusiones que saca. 

Los condicionamientos sociales que no permiten ver las cosas como son. 

La cultura en que nacimos, no es más que fruto de una serie de luchas de poder, de imposiciones. Los latinos somos cristianos por que nos lo impusieron a sangre y fuego, lo mismo que harían los musulmanes en medio oriente. Y esto es solo un grano de arena en todos los conceptos y definiciones que conforman una cultura. El trabajo, la moda, la alimentación, la política, esta determinado por un sistema cultural y nadie lo cuestiona.
Lo que sabemos hoy en día del mundo no es más que la cultura griega impuesta a sangre y fuego por el imperio romano y luego por el imperio británico.

La verdad que nos llega es la que dicen los hombres que escriben los textos, luego por aquellos que los traducen, bajo el mando de hombres que tienen un poder y unos intereses que cuidar. Siendo usted un hombre con poder que representa una idea, es su obligación sesgar aquello que le pueda afectar, es de lógica. Nadie en su sano juicio saldría ante un público que sigue sus ideas a decir: "todo lo que les he dicho es pura mentira, les he hecho perder todo su tiempo y dinero, y ustedes muchedumbre enfurecida y fanática, haced conmigo lo que quieras".

Los mecanismos sociales son muy limitados, la propia ciencia esta a cientos de años de poder explicar muchas cosas. La historia no es más que el resultado de unos cuantos libros que se rescataron de entre los escombros de cientos de libros quemados. La mayoría de las cosas están hechas para producir dinero, no para buscar la verdad o ayudar a otros. Somos egoístas por naturaleza como ya lo hablamos en un artículo anterior. 

El cerebro no busca la verdad, si no sobrevivir. 

Como seres humanos, tenemos la limitación de vivir en base a lo que nos cuentan otros, el cerebro de manera inconsciente asume esa información, y la acomoda en lo que más le conviene para su propia satisfacción. Por ejemplo si usted lee una noticia por Internet, usted no lo corrobora, usted simplemente lo acepta como verdad si se ajusta a sus condicionamientos. Usted no lee información en Internet contrario a sus ideas, usted lee para confirmar que lo que piensa es cierto. Lo que es contrario a sus ideas usted dice:"Menuda tontería" y no pierde el tiempo comprobando hasta qué punto es verdad. Cambiar tu sistema de creencias no es muy positivo para el cerebro, ya que es ese sistema de creencias en el que basa todas las decisiones.

El cerebro busca la comodidad, no le gusta perder tiempo ni energía. Cuando usted toma una decisión respecto a un acontecimiento externo, no lo hace en base a una concienzuda investigación, donde pesa las ventajas y desventajas de algo, el simplemente toma le decisión que se ajusta a sus pre-conceptos.  Nadie dice, en los próximos dos años me voy a dedicar a investigar todas las religiones del mundo y en base a ello voy a decidir mi fe. Nadie dice por ejemplo: Para este presidente que hay que elegir, voy a leer toda la trayectoria de todos los candidatos que se presentan, voy a mirar que obras han hecho y que beneficio traen para el país a largo plazo y sin importarme si afecta mis intereses personales.

El cerebro solo quiere que pases bien. El cerebro te engaña a ti mismo sobre las cosas malas que haces, los errores que comentes, y busca a otros responsables. El cerebro busca defender tus intereses personales, si alguien atacará tus intereses personales, buscarías como sacarle de en medio. Por ejemplo un agricultor odiaría y haría ver como malo a alguien que promueva las importaciones de un país, sin importar si a los demás esto le da mejores precios, variedad y calidad. Un campesino no diría: "Vaya, estas importaciones están trayendo muy buenos productos, y a un mejor precio, me alegra mucho por todo lo que van a economizar todas las personas, y que importa que yo quiebre y no tenga con que darle de comer a mi familia". 

Buscamos sobrevivir, por encima de buscar la verdad obsoluta. 

Como hemos visto, es entonces muy difícil acercase a una definición de verdad. Nuestros condicionamientos mentales y los paradigmas culturales son una gruesa capa de ilusión que no se puede borrar. Lo más importante de toda la información que llega a ti por Internet, es buscar como acomodarle en todo tu esquema y de qué manera te ayuda a ti a sobrevivir y lograr propósitos, saca lo mejor de cada teoría, y úsala a tu favor. Si por ejemplo para tu beneficio es mejor ser un creyente, entonces elige a consciencia.

Tu vida está llena de situaciones irregulares. Es mejor luchar con todas las fuerzas, por solucionar nuestros conflictos, que emprender una larga marcha para buscar una verdad o defender una ideología. El cerebro quiere que pases bien, y tu debería buscar la felicidad. La realidad están enfrente de ti, aquí y ahora, enfrenta tus condicionamientos y no te pierdas en cientos de sueños de cosas que pueden suceder hipotéticamente. Mejor que ayudar a otros, es ayudarte a ti mismo, porque te mejoras, y dejas de ser un estorbo para la sociedad.

La humanidad evoluciona como especie, es absurdo que alguien piense que encontró la verdad absoluta y no necesita saber más. Lo que sabemos es el fruto de las experiencias particulares de cientos de personas a lo largo de cientos de años, y seguramente para dentro de cientos de años, nosotros habremos dado un granito de arena para construir un mundo mejor para nuestros hijos. Quizás la verdad que necesitamos saber por ahora, es la que nos hace feliz a nivel individual. Una vez soluciones tu vida, busca información coherente que ayuden a explicar mejor las cosas. En vez de buscar la verdad, es mejor busca dar una mejor explicación a las cosas. 

Conclusión 

La vida es corta, la vida puede ser sufrimiento, a provecha este corto espacio de tiempo para vivir una buena vida, sin importar que otros te digan como debes vivirla. Si lograste tu felicidad; entonces comparte esa experiencia con los demás. Si el cerebro de manera subconsciente está buscando la felicidad, entonces el buscar tu felicidad es tu verdad.

Si te gusto el artículo; entonces también te gustará el artículo: "Como desarrollar la inteligencia en la vida diría". Si te gusto entonces disfruta más al suscribirte por correo o en redes sociales, y además comparte y da Like.

05 octubre 2014

Las excusas inconscientes de la mente para no hacer lo que te propones, o para no dejar un hábito.

Superar vicios











Nuestras acciones son el resultado de las decisiones que se toman en la mente, la mayoría de ellas inconscientes. Todo en la vida se reduce a cosas que haces o dejas de hacer, y son esos sutiles pensamientos los que forman una distancia enorme entre aquello que quieres en tu vida y lo que realmente es.  Cuáles son esos pensamientos y como surgen, es de lo que hablaremos hoy. 

1. Pensar que solo los grandes vicios culturales son los que dañan nuestra vida.

Estamos convencidos que lo único que puede ser malo para nuestra vida son esos vicios culturales señalados por la sociedad, como el juego en mesas recreativas, fumar mariguana, y golpear a los niños. Es ese tipo de pensamiento que hace que no nos ocupemos de una cantidad de hábitos que forman nuestra vida y la afecta negativamente.

Nuestra vida es estrictamente el resultado de lo que hacemos o dejamos de hacer. Si usted tiene por ejemplo el propósito de hacer ejercicios y no lo hacer; entonces el resultado es que usted puede tener problemas de salud y de obesidad. Si usted sabe que debe dejar de comer a deshoras para no producir gastritis, y no lo hace, esto le producirá una enfermedad. Nuestra vida esta formada de cientos de detalles como estos, a los cuales no les ponemos cuidados por creer que solo cosas como andar golpeando niños es lo único malo.

Al fin y al cabo no es tan malo comer a deshoras, no cumplir con lo prometido, sentarse en posición incomoda, perder el tiempo, dejar acumular las tareas de la casa, ser abusivo, etc. Y con estas cosas vivimos toda la vida. En tu interior piensas que no eres un mal tipo, todo es culpa del gobierno corrupto, el problema es que no ganas suficiente dinero, todo sería mejor si la situación económica fuera mejor, esperemos que este nuevo presidente si haga algo. De esto modo vamos evadiendo sutilmente las responsabilidades con nosotros mismos, y cuando menos pensamos ya no podemos hacer nada porque somos viejos y caprichosos, con una cantidad de responsabilidades que no dan tiempo de hacer nada. 

2. Un positivismo iluso basado en cosas que no pueden ser. 

Somos negativos por naturaleza; pero respecto a las cosas que tenemos que hacer somos positivos. Al fin y al cabo ese mal hábito no va a acabar con nuestra salud, esas deudas en el futuro pueden desaparecer con la lotería o con un empleo que nos paguen mejor, ya estamos casados y no es necesario cultivar la relación.

Vivimos con un positivismo extremo, iluso, como si no fuéramos a envejecer, como si esa cosa que compramos de más, no fuera a aumentar nuestras deudas, como si no cumplir con esta responsabilidad no afectara nuestra imagen laboral. De este modo todos estos detalles se van acumulando en nuestra vida, siendo el alimento de cosas que más adelante se van a convertir en grandes problemas.

Las grandes dificultades en nuestra vida no aparecen de la nada y son el fruto de cientos de acciones que dan ese resultado. Tu esposa te fue infiel, y no lo merecías por que tu siempre fuiste fiel, sin embargo detrás de eso no mediste cosas como que no le estabas dedicando tanto tiempo, descuidaste tu apariencia, y del otro lado esa mujer a la que amas encontró un tipo romántico e interesante. Todos esos descuidos que piensas que no son nada, el cumulo de ellos pueden en el futuro generar algo grande. 

3. Esperar hasta el último momento. 

Bueno, esto no es nada nuevo, todos sabemos que siempre nos gusta aplazar las cosas; pero nadie le pone el real cuidado que esto merece. Sabemos que el cuerpo solo es motivado por cosas que le generan placer, mientras que lo que no lo es, el cuerpo lo evita y lo aplaza.

El posponer cosas se te convierte en un circulo vicioso, en el que te gastas tu tiempo y dinero en cosas que tu cuerpo pide y que le dan satisfacción, y luego debes de trabajar duro para compensar esto. Te gastas todo tu dinero y además prestas para unas vacaciones, y luego pasas años enteros pagando esa deuda, con intereses. Eso te genera una sensación de presión, de que las cosas no te alcanzan, y eso te genera estrés, te genera ansiedad lo cual resuelves metiéndote en más deudas para darte otras vacaciones, o lo que sea que hagas.

Lo ideal sería trabajar duro ahora para disfrutar después; pero es esa labor insatisfactoria que debes de hacer para lograr tus metas, la que aplazas una y otra vez, como si fuera una especie de deporte, no le ponemos cuidado y finalmente no hacemos nada. Por que la vida por mucho que tratemos de buscar soluciones mágicas se mide por los hechos, por las cosas que haces.  

4. Una negatividad mal enfocada. 

Este negatividad no nace como una alerta de lo que realmente debes mejorar, de las consecuencias de los actos mal hechos, no sirve para presionarte hacia lo que debe ser hecho. Estos pensamientos negativos, lo que hacen es destruirte y quitarte fuerzas.

Piensas constantemente en lo mal que están las cosas, que el país no mejora y no hay oportunidades todo por culpa del presidente, que la gente es irresponsable y no es de fiar, que dios no existe, que estas pasando por una mala suerte. Es decir que tu pensamiento negativo te aleja y te cierra una cantidad de oportunidades que pueden no existir, pero en el caso que existan, no van a tener una puerta abierta a tu vida. No se te acercarán buenas personas por tu prevención hacia ellos, no aprovecharas oportunidades laborales, porque piensas que no las hay, y por supuesto el perjudico solo eres tu y no el gobierno del que tanto reniegas.

Esa negatividad en vez de volverla un obstáculo, deberías de utilizarla a tu favor, dirigiéndola a cosas como pensar en las consecuencias de los actos mal hechos, como el seguir aplazando algo que tienes que hacer. Te dirías, "vaya, otro día pasa y yo aplazando esta responsabilidad y si esto sigue así no lo voy a lograr". 

5. Ese enorme vació que deja el vicio en tu vida.  

La mayor parte de nuestro tiempo esta dedicada a hacer cosas de manera mecánica que tenemos que hacer, como el trabajo. La otra parte la dedicamos a hacer cosas que nos entretiene, y es aquí donde aparecen los vicios. Llámese comer comida chatarra, chatear, vídeo-juegos, o lo que hagas, y no porque sea malo, si no porque son costumbres que no eres capaz de abandonar para hacer otras cosas.

Lo común en estos entretenimientos es que te produce cierto placer que ocupa la mayor parte de tu vida, y que al abandonarlo vas a sentir un enorme vacío, como si la vida no tuviera gracia, te da la sensación como si te quedarás sin nada para hacer, el cuerpo te pide que lo debes de hacer para sentirte bien, te da esa ansiedad y terminas volviéndolo a hacer, al fin y al cabo en otro momento lo puedes intentar, pero no ahora.

Todo aquello que no le ponemos atención pasa al subconsciente para hacerse de manera mecánica, es decir que pasara desapercibido. Así que tu simplemente aplazas lo que tienes que hacer de una manera muy natural y así pasa los años, y tu buscando respuestas mágicas, en los libros, en el gobierno, en los grupos religiosos o políticos, porque al fin y al cabo buscas una respuesta a tu vida, y las respuestas están ahí; pero no las vez, porque ya le dejaste de poner atención, y lo haces de manera subconsciente. 

Conclusión. 

El convencerte de que no tienes responsabilidad en tu vida pensando que son otras cosas los problemas, ese positivismo iluso de que todo se va a solucionar sin esfuerzo, el utilizar el negativismo en tu contra y no a favor, el acostumbrarte a aplazar las cosas y que esto lo hagas de manera mecánica, son las herramientas que tiene l mente y nuestra parte animal, para evitar abandonar, y superar vicios, y no lograr tus propósitos.

Para complementar este artículo, te invito a leer 5 claves para lograr tus propósitos. Si te gusto la lectura; entonces danos un like y disfruta las nuevas publicaciones siguiéndonos en redes sociales y correo.

foto vía: stawarz